miércoles, 23 de noviembre de 2016

ESPERANDO EN DIOS

La espera que desespera. Qué difícil es esperar algo que deseamos grandemente y que nos agrada y que creemos será de bendición para nuestras vidas, sobre todo ahora que estamos viviendo en un tiempo en que todo es para ayer, tipo microondas, pedimos para recibir "Ya" y esperar nos desespera hasta el punto de la impaciencia, la rabia, la tristeza, la desesperanza y el dudar que en algún momento llegará lo que estamos esperando.
Esperar en Dios es toda una prueba, es cuestión de fe, de tiempo justo, es cuestión de propósito, a él no lo podemos manipular, ni apurar, ni reclamar lo que creamos una tardanza, Dios nunca llega tarde, es por eso que con él desarrollamos "Paciencia", una paciencia que no desespera sino que trae paz, fe y esperanza en el Dios que cumple sus promesas y trae paso a paso a cumplimiento lo prometido a sus hijos y cada plan que tiene para cada uno de nosotros.
Muchas veces las cosas salen mal porque nosotros intervenimos y queremos acelerar los tiempos de Dios, porque nos gana el desasosiego y no estamos dispuestos a esperar lo que nos toca, luego nos dolerá vivir las consecuencias de no saber esperar en Dios. Y vendrá la pregunta "¿Porque Dios permite que me pase esto?" Sin embargo Dios es tan bueno que de nuestros desastres saca muchas cosas buenas, y nos ayuda, tenemos que ser capaces de pedirle perdón y si esperamos en él nos dará soluciones y podremos seguir adelante. Sin embargo hay casos de casos en donde quedaran grandes heridas y el no respaldo del Señor.
Rom. 15:13 "Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo"

Un caso que se hace ya muy común es en donde no esperamos el hombre o la mujer con quien nos tenemos que casar y escogemos según lo que diga el ojo, las emociones, en apuros porque me va a dejar el tren, por la necesidad de los deseos desenfrenados, por soledad, creemos que somos de yugo semejante, o porque Dios le dijo a alguien que me dijera que me casara con...  Es justo allí donde entonces podemos ver no la gloria de Dios, sino las puertas del mismo infierno... Así que no te desesperes, el matrimonio es un pacto muy hermoso y serio para Dios y debe ser muy valioso y un gran compromiso para nosotros, así que espera la persona que el Señor ya tiene guardada para ti, espera sin desespero para que luego no lo lamentes, porque después de aceptar a Cristo como tu Salvador personal, el matrimonio es una de las siguientes decisiones más importantes del ser humano...

También pasa con los ministerios y el llamado que entrega el Señor, queremos ejercer antes del tiempo y de la preparación del Espíritu Santo, y como este es un mundo espiritual, entonces vienen los ataques despiadados del enemigo y pasamos por el peor valle de sombra de muerte en donde nunca debimos estar. Deje que el Espíritu de Dios le dé señal de partida, mientras tanto espere que Dios trate con usted y lo va a empoderar para ejercer su llamado, con gran poder espiritual  y autoridad en Cristo Jesús.
Esperar la respuesta de  Dios a cada una de nuestras oraciones es a veces agotador, algunas respuestas son inmediatas o rápidas, sin embargo tenemos que saber que no todo lo que le pedimos a Dios nos conviene, muchas veces podemos orar con ego, con rabia, con ideas egoístas, con deseos de venganza, en la carne y no en el espíritu, y es por eso que no todo lo que pidas el Señor lo va a responder.
1 Juan 5:14 "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye" 

Tenemos que primero conocer al Dios justo en el cual hemos creído sus planes no son nuestros planes, él si desea ayudarnos en nuestras relaciones matrimonios familias, trabajo estudios etc... Pero habrá cosas que solo él sabe cómo y cuándo tendrán respuestas muchas veces  pedimos y lo que Dios tiene para nosotros es mejor y mucho más grande de lo que hemos pedido, nuestra mente es finita, su mente es infinita, el conoce el futuro, el ve el panorama completo y nosotros solo vemos un poco, él es Espíritu y del mundo espiritual y nosotros aunque tenemos espíritu  somos más del alma y la razón, El Señor es eterno y nosotros nos conducimos por una mente terrenal y natural que según los años caduca. 
Tenemos que entender que nos conviene esperar en Dios y que las pruebas y sufrimientos que pasamos nos hacer crecer, madurar, nos pulen y nos preparan para hacer aquello para lo cual él nos ha llamado y creado.
Podemos desobedecer, desesperarnos, angustiarnos, dudar, renegar, alejarnos y tomar malas decisiones a causar de no saber esperar en Dios, pecando, contristando y desagradando al Señor, Es necesario pedir perdón, ayuda y guía por medio de la palabra de Dios para tomar las mejores decisiones y orar sin cesar para que nuestra espera sea en gozo, en fe y en amor sabiendo que el Dios eterno no nos ha desamparado, ni se a olvidado de nosotros, Él está atento a nuestras necesidades porque nos ama, somos sus hijos amados y él vela por nuestro futuro, todos sus planes son buenos, agradables y perfectos para con nosotros, nada hay imposible para él, así que con el siempre ganamos y todo trae bendición y buenos resultados para nuestras vidas, nuestras familias, casas, nuestros negocios, nuestra salud, y nuestras generaciones.
¿Te sientes cansada del camino? Te cuesta creer en tu sanidad? No sabes si Dios va a ayudarte con ese dinero que necesitas? Estas cansada de esperar un embarazo? Por una pareja para casarte? Por una casa? Dios no responde rápido a tus oraciones?

Abraham creyó en esperanza contra esperanza y, ¿Sabes cuál es nuestro mayor reto?, aprender a esperar en el Señor y para la gloria de Dios, porque a nuestro amado Señor Jesucristo tenemos que esperarlo, y si no sabemos esperar ¿Entonces? Como esperar a nuestro Rey, único Señor y suficiente Salvador, nuestra esperanza y espera debe desarrollarse en Cristo Jesús, para saber que no debemos darnos por vencido y tener certeza que todo lo que Dios nos ha prometido es completamente cierto y nuestro Jesús vendrá un día por su pueblo y nuestra vida eterna en el espíritu será una gran realidad, absolutamente nada, ningún problema, reto, tribulación, conflicto, o duda puede robarnos la esperanza de saber que estamos a la espera de las bendiciones espirituales del Dios vivo, lo terrenal es importante y de gran bendición porque en este mundo estamos, pero la palabra dice que Dios pesa los espíritus, así que llenemos de la presencia del Espíritu de Dios para que nuestra esperanza abunde en nuestros corazones y cada una de nuestras necesidades sean suplidas en completa paz, junto a la espera de aquello que no podemos ver, nuestro amado Salvador Jesucristo de Nazaret.
Tito 2:13 "Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador  Jesucristo"

Esperar en Dios es confiar ciegamente en él y mantenerte a la expectativa de su respuesta, de que todo lo que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al corazón del hombre es lo que él tiene preparado para tu vida. Sus pensamientos son más grandes que tus pensamientos, Anhela con amor su Espíritu Santo, sus respuestas a tus peticiones en el espíritu, sus planes, su gozo, su paz, sus frutos, sus dones, sus promesas, ama su palabra y escudriñarla cada día, ama su iglesia que es el cuerpo de Cristo, sírvele y deléitate en su presencia, alábale y crece cada día en espíritu y en verdad para que veas la gloria de Dios manifestada en tu vida y en todo lo que haces.

Hoy te escribo porque estoy quizás como tú, en espera, y deseo esperar sin desesperarme, sino confiando en mi Señor Jesús y en el tiempo Kairos de Dios que es perfecto, oportuno y que nos lleva tomadas de la mano derecha de Dios y de sus planes inefables. A mí me conviene esperar en él, a ti te conviene querida amiga/o esperar en el Señor, la respuesta correcta ya viene en camino y seguiremos glorificando su nombre y seremos testigos de sus maravillas y de su incomparable poder y amor para con su pueblo amado que son sus hermosos hijos. ¡En Jesús está nuestra esperanza!

2 Pedro 3:14 "Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz"


miércoles, 28 de septiembre de 2016

ERES LIBRE DE TU ENFERMEDAD

Lucas 13:10-13 "Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo,  Y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.   Cuando Jesús la vio la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad.   Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a a Dios"

Es poderoso leer  a un Jesús lleno de poder en los evangelios, un Jesús que anhelaba la libertad y el bienestar de su prójimo, los evangelios están llenos de los milagros, sanidades, prodigios y liberaciones que Jesús le hacía al pueblo, dejándonos testigos oculares de su ministerio sobrenatural como el hijo de Dios.
En las multitudes que le seguía podemos ver que había gente de fe, que decían: ¡Este es el Cristo que tanto esperábamos! ¡Nadie ha hecho lo que él hace! el gentío se impactaba de su autoridad y de sus enseñanzas, Jesús mostró ser todo un  "Maestro" al servicio de hombres mujeres y niños, su presencia no podía pasar desapercibida en ningún lugar que llegara.
Tanto incrédulos, religiosos, opositores y mirones que más que aportar y alegrarse por sus maravillas eran piedra de tropiezo para los milagros y para que muchos no creyeran lo que pasaba ante sus ojos; los sordos escuchaban, los ciegos veían, los leprosos se sanaban, los dolores se iban, los oprimidos por demonios eran liberados...  El amor de Dios se manifiesta por medio de Jesús de Nazaret, quien vino a dar esperanza y vino a salvar lo que se había perdido...
En fin todo sucedió ante los ojos del pueblo, sin embargo muchos no creían, se oponían y criticaban a Jesucristo y luego a sus discípulos, es que no estamos muy lejos de esto, hoy muchos son incrédulos, critican, no creen en milagros, son religiosos y se oponen a la voluntad y a la obra milagrosa del Señor para su iglesia, lo ven como parte de la historia, pero no como parte activa del presente por medio de la presencia del Espíritu Santo en la iglesia de Cristo.
Marcos 9:23 "Y Jesús le dijo: Si puedes creer al que cree todo le es posible"
Juan 11:40 "Jesús le dijo: ¿No te he dicho, que si creyeres, verás la gloria de Dios?

Requisito importante y determinante, Creer y tener fe en que Dios puede hacerlo y que tiene todo poder sobre tú aflicción, él es nuestro creador y todo lo puede y quiere sanarte y regalarte un poderoso milagro en tu vida. Porque nada hay imposible para Dios y hoy Jesucristo sana y liberta al cautivo, al oprimido, al que clama por su milagro y desea ser libre de la enfermedad. Yo soy testigo del poder sanador de Jesucristo, su mano poderosa y milagrosa no se a acortado. me a libertado y me a sanado en varias ocasiones de diferentes enfermedades, por eso soy testigo de su poder y de su amor, porque nada merezco, pero él es bueno y sigue vigente su ministerio de sanidad divina, amiga/o si estas sufriendo y cargando con una enfermedad, una opresión, un dolor, una fiebre, estas al borde de la muerte, lo que sea que tengas, si lo crees y pones toda tu confianza en el Señor  Jesucristo, él puede sanarte, libertarte, quitarte esa carga pesada, confía en él, clama a tu Señor y él lo hará.

Este pasaje de la mujer encorvada me fascina y me impacta porque mientras la mujer del flujo de sangre se arriesgó a todo y fue y toco el borde del manto de Jesús y arrebato su milagro, esta mujer encorvada solo estaba en el lugar correcto, a la hora correcta, en un sitio que era mayormente visitado por hombres "La Sinagoga" Y en esta época por cuestiones culturales los hombres no hablaban con las mujeres, sin embargo, Jesús se sale de ese parámetro y rompe la cultura, aun cuando sabía que se exponía a las críticas y hasta a la agresión de los fariseos y religiosos de la época, quienes estaban en la sinagoga, quizás por eso esta mujer llama su atención, las escrituras dicen:  "Y Jesús la vio..." pero no solo la vio, sino que "la llamó" Esta mujer no tuvo que abrir su boca, ni pedirle nada, Solo obedeció a su voz y fue a él, sin saber ni entender para que la llamaba, Jesús por su amor, su compasión y por su infinita misericordia, le dice lo que quizás nadie, ni ella misma se esperaba: "Mujer eres libre de tu enfermedad" Y luego la toca colocando sus manos sobre ella y estoy segura que poder salió de él, y es así que podemos leer de este precioso e impactante resultado milagroso; ella se endereza y es completamente libre de la esclavitud de la enfermedad que llevaba desde hacía 18 años, fue libre del pecado, es libre de toda opresión del enemigo, es libre del pasado, es libre del juicio y critica de los hombres, es libre para seguir a Cristo y desde ese momento empezó a ser libre para glorificar y exaltar al Altísimo Dios; porque desde esa hora y estoy segura que hasta partir de este mundo vivió para dar gloria, honra y alabanza al Padre Celestial. ¡Qué maravilloso es el Señor Jesucristo!

Mujer; Jesucristo está listo para entrar en tu vida y decirte:¡Mujer eres libre de tu enfermedad!... La sanidad divina es real.  Esta mujer estaba en el templo buscando la presencia de Dios.¿Tú que estás haciendo? Si aún no lo has hecho recibe a Jesucristo como tu Señor y Salvador, perdona, entrega el rencor, el dolor del pasado, toda amargura y odio, empieza a vivir en fe, la fe es acción, ora y alaba a Dios creyendo que recibirás tu milagro...
Tomemos esto en cuenta; Dios todo lo sabe y en todo nos puede ayudar, pero nosotras tenemos que ceder, soltar, porque muchas enfermedades son manifestaciones externas de un interno dolor, rechazo, rencor, muchos canceres son producto de rencores y traumas del pasado que no hemos podido soltar, aun cuando estamos en las manos de Dios.
Hay enfermedades por causa del pecado, maldiciones hereditarias, opresiones demoníacas, hechizos y enfermedades y dolores por descuido, desórdenes alimenticios, y falta de valoración de nuestro cuerpo quien es templo del Espíritu Santo.

Mujer sé sabia y deja que entre la luz de Cristo a tu corazón, y pídele al Señor que purifique y sane tu corazón, tus pensamientos, tu alma, que trate contigo y tendrás el camino libre y la entrada de tu milagro en tu cuerpo.
Particularmente a mi me pasó un poco como la mujer encorvada, Jesús me vio, me llamó y me sanó y la verdad yo no entendía nada, no sabía de este poder de Jesús para sanar. a un mes de ir a la iglesia las enfermedades habían desaparecido; pero al trascurrir el tiempo he tenido que clamar por otros milagros y he visto y sé que seguiré viendo la mano poderosa y sanadora del Señor Jesucristo obrar a mi favor y en mi vida. Él sustenta mi cuerpo, aún cuando visite al médico mi confianza esta en Jesús.

Jesús quiere sanarte, ninguna enfermedad, ningún demonio y ninguna situación natural puede ignorar las palabras y tu fe al Jesucristo vivo que desea hacerte libre y ver sano a su pueblo, "Clama a mí y yo te responderé" ¡Clama, Clama, Clama!, no importa cuál sea tu situación, Solo clama y cree que Dios vendrá a tu rescate, no te canses, no desmayes sigue clamando porque él oye tu clamor y ya tus enfermedades fueron vencidas en la Cruz del Calvario, por su llaga fuimos nosotros curados...

Recibo a esta hora mi milagro, la libertad de todo espíritu de enfermedad y la completa sanidad de mi alma, mente, cuerpo y espíritu, soy hecha a la imagen y semejanza perfecta de mi Dios, la sangre de Cristo me purifica. En el nombre de Cristo Jesús... Amén!

Mateo 8:7 "Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré"

viernes, 22 de julio de 2016

JESÚS ES MI SANADOR


Mateo 8:17 "Para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: él mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias"

Los evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan dejan testimonio escrito de como Jesús sanaba a los enfermos, todas las enfermedades y dolencias las podía sanar y todo pecado lo podía perdonar, porque había poder en él, tiene autoridad para perdonar pecados y sanar enfermos, su ministerio se destaca en el amor y la compasión por los perdidos, abandonados, marginados, desamparados, olvidados por la sociedad, por los que ya no tenían esperanza, aquellos a los que el mundo desechaban venían a él aún sin conocerlo para pedir misericordia y ser sanados, algo los atraía a ese hombre llamado Jesús, su fama de que sanaba a los enfermos se regaba por todos los pueblos y aldeas, milagros salían de él, su palabra era obedecida por el mundo natural, por los demonios, por los hombres, por los ángeles. Jesús siempre quería libertar de toda opresión al que a él venía. 

El corazón de muchos hombres se humilló ante él, doblaban rodillas ante aquel hombre que unos seguían y amaban, otros odiaban y deseaban matarle. Nunca nada pudo, puede, ni podrá detener al Hijo del Dios viviente nuestro Señor y Salvador quien hoy te dice: ¡Quiero sé libre, sé sano de toda enfermedad!

Mateo 8:7 "Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré"
Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Si ayer quiso, hoy aun quiere y puede sanarte, porque su poder y autoridad están vigentes sobre los cielos, la tierra y debajo de ella, si pones tu confianza en el sanador, medico, libertador, restaurador de la mente, del cuerpo y de las almas; Jesús hoy te dice Mujer eres sana, Hombre eres sano, niño quedas sano de todo mal y enfermedad. Porque toda enfermedad, maldición, pecado, dolencia y falta de paz fue llevada y quedó crucificada en la Cruz del Calvario, para que nosotros hoy podamos venir y entrar ante la presencia del Dios Altísimo y decir: ¡Abba Padre! En nombre de tu Hijo amado, el nombre que es sobre todo nombre, el nombre de Jesús. hoy quedo san@ y completamente libre de toda enfermedad. Jesucristo vino a buscar al perdido, su poder sanador no ha caducado, a cada segundo él esta listo para proveerte un milagro. Jesús no es historia, es parte importante del pasado, hoy está completamente presente y debe ser nuestro futuro eterno y seguro. Nada puede limitarlo, porque nada hay imposible para él y la naturaleza se somete a su palabra y a su perfecta voluntad, 
El Jesucristo Salvador, sanador y milagroso hoy te dice; "Para el que cree todo es posible". Así que cree en tu milagro con fe y ven a los brazos de Jesús a pedirlo... Si, él cada día quiere sanarte y bendecir tu vida.

Juan 11:4 "Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios  sea glorificado por ella"

Oremos: Padre Celestial hoy venimos ante tu presencia dándote las gracias por tu infinito amor y por tu gran misericordia, deseamos ponernos a cuentas contigo y rendirnos ante ti, por medio de tu Hijo Jesús declarándolo mi Salvador y libertador, mi Rey en quien confió y pidiéndote perdón por todos mis pecados. 
Señor hoy vengo con un corazón humillado ante ti, pidiéndote sanidad para mi alma, mi mente y para mi cuerpo. Hoy deseo ser libertad@ de toda cadena y yugo de maldad en nombre de Cristo Jesús. Deseo con todo mi corazón perdonar a todos aquellos que me han ofendió y que me han hecho daño, rechazo toda enfermedad en mi cuerpo por tener falta de perdón, rechazo toda enfermedad que me haya brotado del rencor, te ruego que me limpies y me des paz Señor, para levantarme y poder seguir adelante, dejando el pasado y la enfermedad atrás.
Señor Jesús te ruego que me libres de todo dolor en mi corazón que me allá causado esta enfermedad y como aquel paralitico a quien le fueron perdonados sus pecados, hoy yo pueda levantarme y vivir.
Señor te ruego que sanes mi mente, mi alma y mi espíritu para que toda enfermedad reflejada en mi cuerpo sea quitada. 
Rechazo toda maldición de enfermedad, brujería y me declaro sana en el nombre de Jesús. Creo que por tu amor tu me sanas y quitas la opresión y el dolor de mi cuerpo para darme tu luz admirable, tu paz, reposo, regocijo, descanso, libertad, nuevas fuerzas, ganas de vivir, nuevas oportunidades, nuevos sueños, un propósito y el deseo de seguirte y dar testimonio de la sanidad que hoy tú me regalas.

Señor deseo darte las gracias por darme sanidad personal y completa que hoy recibo, tus milagros se desatan en mi cuerpo, en mi vida, en mi familia, en mi nación y seré testigo, de que tu Señor Jesús eres el mismo ayer, hoy y por los siglos y que por tu infinito y perfecto amor, la sanidad divina a llegado a mi vida y todo funciona perfecto como tu lo has creado... 
En el nombre poderoso de Cristo Jesús Amén!!! 

Lucas 13:12 "Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, has quedado libre de tu enfermedad"
¡Hoy Recibo sanidad en mi alma, en mi mente y en mi cuerpo en el nombre de Jesús!

lunes, 27 de junio de 2016

ORACIÓN A DIOS PIDIENDO AYUDA


Salmo 28:1-2
"A ti clamaré, oh Jehová. Roca mía, no te desentiendas de mí, para que no sea yo, dejándome tú, semejantes a los que descienden al sepulcro.
Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti, Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo"




Padre Celestial, Señor mío, mi Salvador mi único y verdadero Dios, en ti confío,
Mi ayudador quien da paz a mi alma y quien me defiende del enemigo, de mis angustiadores, de quienes me persiguen, de quienes desean mi muerte... Dios fuerte, grande y piadoso que amas a tus hijos y los defiendes como a la niña de tus ojos;  mi Señor no te desentiendas de mi, ayúdame, ven a mi auxilio, no me dejes sola, dame una respuesta, consuela mi alma afligida, revélame que puedo hacer y guíame en mi situación, solo tu mano poderosa puede ayudarme y salvarme de mi maldad y de la maldad de quienes me persiguen y me acusan, en ti he esperado y en ti deseo estar y descansar porque solo tú das paz y aliento a mi alma.

Señor Jesús nombre sobre todo nombre, toda rodilla se doblará ante ti, toda situación cambia ante tu presencia, el enemigo huye de tu Espíritu, socórreme, no te desentiendas de mí, nunca me sueltes, no me dejes mi Rey, tu das vida a mi alma afligida, paz en medio de la tormenta, contigo nunca desfalleceré, tú me has dado aliento de vida y en ti oh mi Dios he confiado y confiaré. No permitas que sea yo avergonzada y pon la victoria en mis manos, fortaléceme para no desfallecer, para no abandonar, dame las fuerzas de un búfalo y pon estrategias en mis manos para ganar mis batallas.
Señor oye mis ruegos, hoy vengo y clamó a ti, porque solo tú puedes darme una respuesta y con ella darme la victoria. 
Alzo mis manos al cielo y proclamo que en ti he triunfado, seré testigo a los cuatro vientos que tú haz respondido mis ruegos y has venido a mi favor para socorrerme, auxiliarme, defenderme, restaurarme y levantarme, para que yo, dé honra y gloria a tu Santo y poderoso nombre, porque veré tú bondad, tú misericordia y tú amor derramándose sobre tu amado pueblo, defendiendo a tu iglesia, a tus santos, a tus hijos amados, cumpliéndose tus promesas y tus palabras en tus hijos; de que no nos dejarás y no nos desampararas, ninguno será avergonzado, sino que tu vendrás a nuestro socorro y pelearas por nosotros la batalla que tenemos por delante y nosotros estaremos tranquilos en tus manos, dando voces de alegría y de acción de gracias, para luego contar y dar testimonio de tus grandes maravillas.

Bendito Dios gracias por escucharme y por venir en pos de mí, gracias porque has respondido a mis ruegos, gracias porque mi alma ha sido librada, gracias por ser mi fortaleza y mi escudo, gracias porque eres mi libertador en quien confiar, gracias por poner tus ojos en mí, gracias por tu infinita misericordia, gracias por tu paciencia, y por darme cada día una oportunidad para continuar, gracias por edificar toda mi vida, mi familia, mi carrera, mi salud, mis finanzas, mi sociedad, mi nación... 

Señor Jesús gracias porque tu palabra en mí se cumple, y porque viniste a salvar y a darme una nueva oportunidad y una vida completamente nueva a los perdidos y a los oprimidos por las tinieblas, gracias por perdonar mis pecados, y por darme a tu Santo Espíritu para que cada día sea más como tú, y una persona conforme a tu corazón.
Hoy deseo alabarte y gozarme en tu santa y poderosa presencia ¡Santo, Santo, Santo eres tu mi Señor! Soberano de todas las cosas visibles e invisibles, me has auxiliado y me has dado la victoria... 

 Gracias por ser mi Rey Jesús, por darme vida, por enseñarme el camino y por ser mi mayor y mejor ayudador... Estoy agradecida ¡Mi alma cada día te alaba!

Sal. 28:6-7
"Bendito sea Jehová, que oyó la voz de mis ruegos.  Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré"


miércoles, 25 de mayo de 2016

JESÙS ME FORTALECE Y VENCE MI AFLICCIÓN


2 Corintios 4:16-17 "Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación 
momentánea produce en nosotros un cada vez más eterno peso de gloria"



Juan 16:33 "Jesús dijo: En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo"

El libro de 2 de Corintios fue escrito por el Apóstol Pablo, para la iglesia de Corinto. Pablo fue un perseguidor de la iglesia de Cristo, quien luego tiene un poderoso y sobrenatural encuentro con Jesús y desde ese momento su vida es trasformada, para luego convertirse en uno de los servidores de Cristo más destacado y sobresalientes de las escrituras en el Nuevo Testamento, por su profunda y apasionada relación con Cristo y su iglesia. No obstante a Pablo le tocó pasar muchísimas aflicciones por causa del amor a Cristo, dejándonos poderosas enseñanzas y fortaleciéndonos en cada palabra y en todo tiempo a no desistir, sino a confiar, a creer, alimentar nuestra fe, a levantarnos, a no desmayar, a gozarnos en medio de los problemas y situaciones externas y a renovarnos cada día en lo interior de nosotros con la poderosa y viva palabra de Dios. Creyendo en la infinita misericordia de Dios, en su poderoso amor, renunciando a lo que al Señor no le agrada, manifestando su verdad en nuestros corazones, en nuestros testimonios, porque Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos vengan al conocimiento de la verdad que es en Cristo Jesús y que todos vivan para vida eterna.
Todos los hombres y mujeres a quien Dios usó pasaron por grandes y terribles aflicciones, pero de todas ellas los libró Dios, y todo fue usado para crecimiento, propósito, para manifestar su poder y sabiduría ante los hombres y para gloria suya.
Cristo es nuestra luz y nos da de su luz para que las tinieblas no prevalezcan en medio de nosotros, sino que nuestro conocimiento sea iluminado y lleno de la palabra de Dios, renovando nuestro entendimiento y nuestro espíritu para el completo conocimiento de la fe en nuestro amado Jesús, quien nos advierte que; en el mundo tendremos aflicciones, pero confiemos con todo nuestro corazón en él, porque ya él venció al mundo...

Las aflicciones y el sufrimiento de Pablo ejerciendo su ministerio y por su fidelidad, lealtad y amor al Señor, es llevado hasta la muerte... Sin embargo sus palabras para nosotros son de amor, gozo, alabanza, esperanza y fe en nuestro amado Rey y Señor Jesucristo, sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús a nosotros también nos ayudará y resucitará con Jesús para gloria y honra suya...
Su Santo Espíritu es nuestro consolador, ayudador, compañero y guía; el que nos fortalece en medio de las aflicciones, para llevarnos de gloria en gloria y de victoria en victoria.

¿Estás pasando por una aflicción? A todos nos toca... Son parte de la vida; aún más en Cristo son necesarias para nuestro crecimiento y renovación espiritual, corrección, disciplina, madurez y para que aprendamos a poner nuestra confianza en Cristo, negándonos y muriendo a nuestros propios y egoístas deseos, a nosotros mismos, para poder llegar a cumplir la misión para la cual fuimos creados. no viendo lo visible, sino al invisible, por medio de la fe, porque todo pasará, y todo es temporal, pero sus palabras no pasarán y sus promesas son eternas.
Confía en aquel que todo lo sabe, todo lo puede y todo lo ve, al que tiene todo poder y el que hoy te dice que no hay nada imposible para él.

"Clama a mi, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces"
Jeremías 33:3 

Oremos: Padre Celestial te doy las gracias por tu amor, por tu misericordia y por este hermoso día. Gracias por todo lo que me das, gracias por tu protección y sustento. Gracias aún por todo lo que estoy pasando, porque sé que tú estás conmigo y que no me dejarás, ni me desampararás, sino que me fortalecerás para no desmayar. 
Señor Jesús siento en mi interior que me estoy desgastando que no puedo más con está aflicción, pero tu palabra dice que viva por medio de la fe en Jesús y en tu viva y poderosa palabra. Día a día mi espíritu será renovado por tu Santo Espíritu, porque todo esto es tan solo una muy leve tribulación, y que es una situación momentánea que tendrá un fin, pero que para gloria tuya y descanso mío, tan solo llego para producir en mi un excelente y eterno peso de tu  poderosa y majestuosa gloria; porque veré un milagro y luego de esto seré testigo de tu amor y de tú misericordia por mí y entonces habré crecido en espíritu y en tú verdad.

Señor Jesús en ti confió, sé que no seré avergonzada, tu caminas conmigo, dame la paz que sobrepasa todo entendimiento, pon gozo y alegría en mí corazón, creo que la solución ya está en tus manos, tú me defiendes, tu harás por mí, eres mi Señor, eres mi único sabio abogado, mi intercesor en los cielos y en la tierra. 
Señor, hoy creo y declaró que mi confianza esta puesta en ti y que veré un milagro a mi favor, a favor de mis hijos, a favor de mi esposo, a favor de mi familia, a favor de mis amigos, a favor de mi trabajo, de mis estudios, a favor de mi provisión, a favor de mi salud, a favor de mi nación, a favor de mi relación espiritual contigo... 
Tú me defiendes del enemigo y de mis angustiadores y de todo aquel que venga en contra de mi vida, tú eres Señor de lo visible y de lo invisible, todo te fue entregado y yo te he entregado mi vida y mi corazón, por tanto tu levantas mi corazón, me defiendes del lazo del cazador, del yugo del enemigo y me das libertad porque ya venciste al adversario de mi alma y solo tú Señor Jesús me haces verdaderamente libre. Amado Dios que me arrope tú preciosa y buena voluntad...
Hoy Señor Jesús, Clamo a ti, y pongo mi espíritu sensible, al Espíritu Santo para escucharte y desde ya celebro la victoria y los milagros que tu traerás a mi vida y a los míos. Esto hoy te lo pido en el poderoso nombre de Cristo Jesús Amén!!!

 "Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos"
Éxodo 14:14

¡De todo mal nos librará el Señor!

martes, 3 de mayo de 2016

RECONCILIADOS CON DIOS POR JESÚS


2 Corintios 5:18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilio consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.

Jesucristo es el único que nos da la verdadera reconciliación y relación con Dios. Y le deja al creyente el "Ministerio de la reconciliación" plasmado en su preciosa palabra, para beneficio y bendición a los que la creen.

Para que haya una reconciliación tiene que haber una separación, una discordia, un alejamiento, un problema, una ruptura.
Un buen ejemplo de una reconciliación es cuando una pareja, un matrimonio se separa por problemas, diferencias personales, discusiones, infidelidad, adulterio, un enfrentamiento por alguna causa y deciden separarse, alejarse, rompen la comunicación y la intimidad uno con el otro. Pero lo que sucede cuando ambas partes deciden hablar y reconsiderar la decisión de estar separados para intentarlo nuevamente y volver a unirse; es allí que veríamos en una pareja una  "Reconciliación"

La separación trae depresión, estrés, ansiedad del futuro, pelea, dolor, rabia, tristeza, melancolía, ira, incertidumbre, desanimo, confusión, distanciamiento, una separación rompe el vínculo entre dos que estaban unidos pero que ahora están separados. Para volver a estar unidos es necesario una conversación y reconocer que ambos desean tener una acción de reconciliación, cuando en una pareja hay amor verdadero, habrá lugar para una reconciliación.
Es necesaria una acción de arrepentimiento y perdón para sanar y lijar asperezas y sea posible volver al vínculo que los unía, dejando atrás el conflicto.
La reconciliación se da en todo ámbito, personal, familiar, corporativo, naciones, religiones, lideres, etc...
Reconciliación es " La acción y el efecto de volver a unirse" Jesucristo es quien nos reconcilia y nos une en una íntima comunión con Dios, porque nuestra relación con Dios a estado rota, en conflicto, por causa del pecado,  Es por eso que vivimos llenos de confusión, dolor, tristeza, ansiedad, sin paz y con un amor trastornado, sin saber, ni entender, ni creer, en el futuro espiritual del cuál el Señor nos habla y las grandes promesas que nos entrega.
Dios deseaba la comunión la reconciliación con su creación con sus hijos, la palabra dice que él nos reconcilio consigo mismo por medio de Cristo; Dios hizo por amor y misericordia un puente de acercamiento entre la humanidad y él para poder restaurar una relación que se había roto y que se había distanciado abismalmente; Dios entregó lo que más amaba por esa reconciliación, y con ella la paz, el amor y el gozo de estar juntos otra vez amándonos. -¿Tú que estás dispuesta a entregar por esta relación?

Es por medio de la sangre derramada de Jesucristo que son reconciliadas todas las cosas, las que están en los cielos y las que están en la tierra, el mundo entero queda reconciliado con Dios únicamente por medio del sacrificio de su Hijo; es por ello que siempre les digo que es incorrecto buscar saltar la talanquera y buscar un camino personalmente cómodo. Dios no puede ser burlado, seamos sabias  y atendamos el llamado de Dios por medio de su Hijo Amado, quien es nuestro único mediador y por medio de quien se hizo un arreglo y son posibles todas las cosas que se refieran entre Dios y nosotros. Jesús dijo: "El Padre y yo, uno somos".... Jesús es nuestra única oportunidad de arreglarnos con Dios y el boleto para poder habitar con él cuando salgamos de este cuerpo mortal... Está reconciliación nos conviene y es eterna.
Romanos 5:11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.

Es necesario arrepentirse ante el Señor, pedir perdón con un corazón sincero reconociendo que hemos fallado, cambiar de dirección y permitir que la palabra renueve nuestros pensamientos; recibir el perdón y gozarnos en nuestra unión y relación íntima de amor y paz con nuestro Dios y Señor.
Efesios 2 :14 Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación.

Si reconciliarse con un familiar, con nuestros padres, con un esposo es hermoso, que será reconciliarse con nuestro único y poderoso Dios, tener al Hijo como nuestro Rey y hermano mayor y a su Santo Espíritu como un sello de "Unido al Padre"
Ya no habrá conflicto entre el cielo y yo, de verdad que eso trae paz a tu vida, calma, alegría, confianza, verdad, seguridad,  firmeza, identidad y con ello un hermoso ministerio para que otros se reconcilien también con el Padre Celestial.
Colosenses 1:20 Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.
A todos nos conviene tener el perdón, la paz y todos los beneficios que trae reconciliarse con Dios, no habrá jamás nada más grande y poderoso que una relación personal con tu creador por medio de Cristo, que fortalecerá todas tus bases personales y relaciones familiares, matrimoniales, de trabajo, con la comunidad y con cualquier ámbito en que te rodees, la reconciliación será parte de ti cuando tu alma se goce en Cristo y el amor verdadero y sanador entre a tu interior por medio del Espíritu Santo; ese amor perfecto, restaurador, purificador, y perdonador que solo el Señor nos puede dar, para que puedas vivir alimentando cada día la relación Padre-hija y disfrutar de las bendiciones que te permiten tener el haber aceptado a Jesucristo en tu corazón quien directa e inmediatamente te reconciliará con tu único Dios.
Cristo murió para anular nuestros pecados y así entonces la humanidad ser reconciliada y ser justificada para vivir en completa armonía con Dios.

2 Corintios 5:19 Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.


El Evangelio de Cristo, hoy, reconcilia a la humanidad con Dios.

lunes, 25 de abril de 2016

CONFIESO A JESÚS COMO MI SALVADOR

 Romanos 10:10 "Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación" 
Muchas personas dicen creer en Dios, mas no creen en el Hijo, porque lo relacionan directamente con una religión. Hay también los que creen el Padre y en el Hijo, pero no entienden nada del asunto; creen que es verdad y no saben nada más. Otros creen que es mejor fijarse y concentrarse única y exclusivamente en Dios, y así se evitan problemas con tantas religiones y se evitan problemas entre tantas creencias. Otro grupo mayoritario no tienen idea de quién es que papel hace el Espíritu Santo. Otros buscan una cómoda opción espiritual. Y otros ya no creen en nada.

Pero entendamos hoy, que por algo vino el Hijo de Dios a este mundo, había un propósito para beneficiar a toda la humanidad, él mismo Dios nos hace la presentación de su Hijo; el problema esta en que no conocemos y no queremos creer las escrituras.  
Mateo 3:17 "Y hubo una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia"
Dios envía a su Hijo como un hombre, con la misión de salvar a una humanidad sumergida en el mal, en el dolor, en el pecado; una humanidad sin esperanzas y desesperada por ser rescatados. Una humanidad guiada por el padre de la mentira, satanás. 
Religiones hay mas de tres mil en el mundo, pero hay un solo salvador y un solo mediador autorizado entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. 
Hechos 4:12 "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" 
La mayoría de las personas creen que todo es un juego y que yo decido en donde me siento mejor y punto y Dios no tiene nada que decirme; pero créame que todo lo creado se somete a su creador y Dios a colocado las pautas, los puntos a seguir y nos a dado la dirección para que podamos tener entrada a su presencia. La entrada no la produce "Mi" religión, la produce y la activa  "El Hijo"
No es lo que yo diga, es lo que él ya dijo, me guste o no me guste, este de acuerdo o no; lo entienda o no; Lo que Dios ya dijo no lo va a cambiar, todo será hecho... Dios hizo, y coloco toda la creación en manos de su Hijo Jesús; y quizás usted a escuchado que los dos son el mismo; entonces este tranquila sabiendo que si confía en el Hijo esta igualmente en manos del Padre y este Padre esta complacida de su obediencia a lo que él ya a manifestado.

Filipenses 2:11 "Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre"
Mira que dice "Toda lengua" -¿Tiene usted una lengua?- ... ¡Pues confiéselo! porque cuando usted ama y acepta y confiesa a Jesús como su Señor y único y suficiente Salvador para vida eterna entonces el Padre será glorificado en la aceptación de su amado Hijo.

1 Juan 4:15 "Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo  de Dios, Dios permanece en él y él en Dios"
"Todo aquel" Sin excepción de nación, raza, cultura, color, lengua, rasgos, hombre, mujer o niño etc... El que proclame a Jesús con su boca como Señor, está completo y lleno de Dios, este sería un lleno en su totalidad de la comunión con el Altísimo; porque Dios comenzará a permanecer en la persona y la persona comenzará a permanecer y a habitar en espíritu y en verdad con su Dios.

Prov. 28:13 "El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia"
Para muchos que dicen "No" ser pecadores y ser "Buenos" aquí encuentran una traba, porque entonces  por orgullo, grosería y rebeldía, no quieren pedir perdón y confesar todos los pecados delante de Dios; buscando misericordia para ser perdonados, que precisamente entra cuando Jesucristo es crucificado para el perdón de "Tooooodosss", nuestros pecados. No hay una puerta trasera amigas y amigos. no hay un muro que brincar. ni un abogado no asignado por Dios que contratar, el único abogado defensor  asignado por Dios es Jesucristo Hijo, así que aquí hay que ser humilde de corazón, valiente y yo diría que vivo, porque esta mucho en juego y hay mucho que perder. La palabra dice que no hay Justo ni aun uno, todos son culpables de juicio, sin embargo cuando aceptamos a Cristo él justifica nuestras faltas ante el Padre y nos da entrada a la presencia de Dios.
Y por otro lado, a Jesús le dijeron "Maestro  bueno" y le contesto "Tu porque me llamas bueno, bueno solo es Dios":...  AUCH..... No hay excusas...
Mateo 9:6 "Pues para que sepas que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados..."
Mateo 28:18 "Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra"
¿Que es lo que hoy tenemos y nos conviene entender? que Dios le entrego todo a Jesucristo, incluso perdonar pecados y que él tiene toda autoridad en lo que se hace en el cielo y en la tierra, visible o invisible... Es decir; nos conviene confesarlo como Señor, porque es por medio de él que los cielos se abren para tí y para mí y solo así se puede tener contacto con Papá. Jesucristo está al mando. "De tal manera Dios amo al mundo, que entrego a su Hijo único"  Dios nos amó tan infinita e indescriptiblemente que envió y entrego a su Hijo, un Rey sin mancha y sin pecado santo y puro, a morir por nosotros llenos de maldad y sabiendo que desde el principio muchos lo despreciarían.... Su sacrificio tenía que cumplirse, para que se cumpliera la escritura, porque era un plan de salvación para beneficio de toda la humanidad...

1 Juan 4:2 "En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios" 
EL Espíritu Santo de Dios está aquí en la tierra con cada uno de los creyentes y es quien guía a las personas a Jesús y les da convicción de pecados, los llena de frutos de su Espíritu, dones, los cambia, restaura, limpia, regenera, santifica, perfecciona, reconociendo que fue el Hijo de Dios aquel que vino a morir aquí a la tierra en una muerte de Cruz por nosotros para darnos salvación, paz, vida eterna y vida en abundancia.... Entre miles de promesas más... El Espíritu Santo es quien nos muestra al Dios vivo, verdadero, fiel, compañero, amigo, refugio, piadoso, benigno, Padre amoroso, y hermano mayor paciente...
El que tiene y confiesa al Hijo; tiene al Padre y tiene al Espíritu Santo; es decir; lo tiene todo y nada en él te faltará.

"Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación" 
Cuando crees en Jesucristo con todo tu corazón como tu salvador, tus pecados son justificados ante Dios y cuando lo confiesas con tu boca como tu Señor, lo confiesas y declaras para salvación de tu alma. Hoy es una oportunidad para pedir perdón y confesar a Jesucristo como Señor y Salvador y así darle entrada a la presencia de Dios a nuestra alma y espíritu.

Confesión de Fe: Padre Celestial gracias por enviar a tu Hijo en rescate por mi alma. Señor Jesús hoy vengo ante ti pidiéndote perdón por todos mis pecados, me arrepiento de todo lo malo que he hecho delante de ti, me arrepiento de haberte desechado, deseo y necesito tu perdón. Señor Jesús entra a mi corazón, te confieso y declaro mi Rey, Señor y mi único y suficiente Salvador. Escribe mi nombre en el libro de la vida. Ayúdame a agradarte y cámbiame y restaura mi vida. El día que muera, solo quiero partir a tu regazo, porque yo te pertenezco; eres el Señor de mi vida... En el nombre del Señor Jesucristo... Amén!

Juan 1:12 "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios"

miércoles, 6 de abril de 2016

DIOS ES BENIGNO

 Es hermoso saber y conocer, de uno de los atributos de nuestro amado Dios; ¡Él es benigno!, un Dios que no tiene mal en él, que se caracteriza también por ser amor, bueno, paciente, amable, benévolo, hacia su creación, favoreciéndonos en todas las cosas.
El término benigno se usa en la medicina para describir un tumor o una enfermedad que no muestra un grave peligro, o no es mortal para el paciente.

Para la Real Academia Española su definición es: "Afable, benévolo, piadoso, templado suave, apacible"
¡Precioso es nuestro Dios!, quien se deja conocer por medio de las escrituras, dejándonos pistas no solo de su poder, sino también de su carácter apacible y delicado. La benignidad es una naturaleza que sale del corazón de Dios.
Salmo 135:3 "Alabad a JAH, porque él es bueno; Cantad salmos a su nombre, porque él es benigno"

Este es nuestro Padre Celestial, un Dios que es bueno y compasivo, un Dios que día a día anhela la alabanza y la honra de sus hijos, un Padre que desea que vengamos y le adoremos en espíritu y en verdad y deseemos su compañía, conocerle por medio de su palabra, comunicarnos con él por medio de la oración, que confiemos en sus promesas y en sus planes como hijos, como ovejas de su prado, en agradecimiento, en amor, tomándolo en cuenta cada día en todas nuestras decisiones y planes a seguir, sabiendo que tomados de su mano estamos firmes, cuidados, seguros y somos súper bendecidos, y confiando que cuando nos dejamos guiar por él todo nos saldrá bien, porque él es nuestro hacedor, conoce nuestro plan de vida y sabe sin equivocación alguna para que nos creó y cuál es el propósito fructífero que tiene para nuestras vidas.
Nuestro Padre jamás desea vernos comportar como cabritas tercas y necias que se caen y resbalan una y otra vez; que por desobediencia se mantienen en un voladero porque se niegan a escuchar la voz de su Padre, quien jamás les hará daño ni ningún mal, porque él es benigno.

Es lamentable leer en algunos lugares, fuera de contexto, sobre la ira, la destrucción, el castigo, el juicio y la venganza de Dios en contra de los seres humanos "Su creación" Y esto me hace entender porque muchas personas, que dicho de paso, ya algunas, tienen a Cristo en su corazón, le tienen miedo y terror a Dios. Yo era una de esas personas, porque me habían enseñado religiosamente de un Dios castigador, malvado y bueno... El Espíritu de Dios ha ido sanando y sacando ese error de mí.
Jehová de los ejércitos, es ese Dios que ha luchado contra Satanás y sus demonios y a peleado grandes batallas espirituales que nosotros jamás podríamos entender. Pero muchos creen que Dios se alista a diario para acabar con la humanidad. Si Dios hubiese querido hacer eso cientos de veces, nada se lo impide; sucedió cuando los tiempos de Noé, era tanta la maldad del hombre que Dios determinó acabar con él, Sin embargo, envió la oportunidad de salvación con Noé quien predico 120 años, y ni uno le siguió; nadie le creyó que venía un diluvio; hoy muchos no quieren creer que Cristo tendrá una segunda venida a la tierra, pero esta vez ya como un Rey para buscar a los que por voluntad propia se han entregado a él como su único Señor y Salvador. y para los que desecharon las advertencias; juicio. Nuestra decisión y voluntad es clave.

Ahora deseo aclarar que Dios si tiene ira, (La ira de Dios), "...Tardo para la ira..." Pero la ira de Dios no tiene nada que ver con la ira del hombre, la ira de Dios es santa y actúa en justicia, la ira del hombre arremete contra quien se le atraviese sin piedad y puede ser demoníaca; y si hay un juicio para la humanidad, si existe la venganza de Jehová, Pero muchas veces esto se saca fuera de contexto y se muestra a un Dios malvado e iracundo que vive para hacerle mal al hombre y desea destruirlo y hacerlo sufrir cuando este comete un error; si por eso fuera, ni ustedes, ni yo, estaríamos aquí, porque aun en Cristo a diario nos equivocamos, y le podemos fallar a Dios segundo a segundo. Gloria a su Hijo, por su sacrificio, el perdón de pecados y por su gracia. Dios siempre actuó, actúa y actuará en justicia y en contra del pecado y el mal.
La raíz y la principal característica de Dios, es que ¡Dios es amor!, es bueno, paciente, Dios de paz y para siempre es su misericordia.
Salmos 103:8 "Compasivo y clemente es el Señor, lento para la ira y grande en misericordia"

La ira y el juicio de Dios y todo el Apocalipsis que le tocara atravesar al planeta y a la humanidad (En el momento que toque) tiene un tiempo..., después de... Porque este mundo natural tiene un principio y un fin determinado por su creador.... "Cielos nuevos y tierras nuevas..."
Dios dejó un plan de salvación, porque no desea que ningún humano se pierda, pero eso está a la voluntad del hombre y la mujer, agarrarse de ese plan de salvación que es Cristo Jesús, el orgullo y la soberbia que mantiene ciega a la gente es quien hace rechazar a Dios y quedar a la deriva y en peligro de sufrir las consecuencias de no tomar en cuenta las advertencias de Dios para este mundo y los que por voluntad propia deciden tomar sus propios caminos y abandonarse a su propio riesgo. La sangre del Jesucristo nos libra del día de la ira de Dios; para los tiempos finales.

Jesucristo es ese único plan de salvación que viene del cielo, su amor benigno fue quien lo llevo a dar su vida para rescatar la nuestra de las profundidades de las tinieblas y de las garras de Satanás, justificándonos ante Dios, perdonando nuestros pecados y llevarnos así a estar seguros en sus manos y en las del Dios Altísimo.
El temor de Dios; es respeto a nuestro Loor como Rey, Señor, Salvador, Creador y dueño de toda la creación, lo visible e invisible. Si usted respeta y rinde homenaje y pleitesía a los hombres de este mundo cuando se muestran poderosos, ricos y famosos; piénselo bien... ¿Cuánto más a tú perfecto y único Dios? El hombre se puede morir hasta de una gripe, porque es débil y tiene sus días contados en la tierra; pero Dios es Eterno, sublime, es Espíritu, dueño de todos los espíritus, la creación obedece a su palabra "Hágase la Luz y la luz se hizo" El Todopoderoso, omnisciente, un Dios vivo que se comunica con su pueblo y todo lo sabe, todo lo puede y todo lo ve. ¡Ríndete ante Él! Y tendrás paz y no habrá temor en ti de lo que acontezca en la tierra, porque estarás confiada y segura en sus manos, porque tu Padre no te hará mal, sino que te librará de el...

Sabiendo el bien y el mal que existen y dirigen la tierra. Nos conviene en todo tiempo estar del lado de nuestro Dios y Padre. Dios no está esperándote para cuerearte y castigarte, sino para amarte, ayudarte, favorecerte, restaurarte, edificarte, enseñarte, beneficiarte, bendecirle con su hermosa y benigna presencia y guía del Espíritu Santo; te dará privilegios en esta vida y en la otra, porque el espíritu posee vida eterna y es usted quien decide en que bando quiere estar, con el bien o con el mal; porque no hay inter-medio para Dios. Colóquese del lado de Dios por medio de su Hijo Jesús y estará en paz y tranquila, no le angustiará el futuro y lo que este por suceder, sino que dormirá en paz y andará en paz, porque eso es lo que produce estar del lado de Dios, calma y paz, aun en medio de la peor tormenta.

El sol sale para buenos y malos, para justos e injustos, Dios no nos ha ocultado que hay una guerra espiritual, una lucha de satanás en contra del hombre y la creación de Dios, y un fin; pero ya Jesucristo venció al enemigo de nuestras almas, por ello le conviene estar bajo la cobertura del Hijo de Dios, porque es él quien lo justifica ante el Padre y quien lo defiende del enemigo y sus demonios; a causa de esto a todos nos toca pasar situaciones, porque vivimos en un mundo caído, y contaminado por el pecado y la maldad del hombre se a acrecentado por causa de la lejanía de su Dios; dicho sea de paso, que muchas de las maldades de las tinieblas se le adjudican a nuestro Dios, y el mundo está confundido, por la falta del conocimiento de la santa palabra de Dios.
Busque al único Dios Benigno, bueno, Santo, y Eterno; porque poco a poco se van avecinando más tiempos difíciles para la humanidad. Tómese de la mano de su Salvador, en su amor hay refugio para todo aquel que le busca y le acepta.
El Señor nos ama, con él estamos seguros, el juicio será para quienes decidan seguir el mal... Pero yo sé que usted es una mujer sabia, prudente y precavida y que usted sabe que le conviene estar tomada de la mano del Dios vivo, porque la noticia que más llena su espíritu, es que con Jesucristo en su corazón, usted nunca pierde, siempre gana, sepa que en el espíritu usted ha ganado salvación para su alma y la vida eterna, el espíritu que no muere, estará purificado, vivificado y vivirá para siempre con su amado Rey Jesucristo.
Ya en sus manos, nosotros podemos ser como él, benignos, su Santo Espíritu, nos da el fruto y la característica de la benignidad, es la fuente para que nosotros podamos llevar un corazón y una vida agradable a Dios,
Gálatas 5:22-23 "Mas el fruto del Espíritu Santo es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, dominio propio..."   Todos estos atributos del Señor Jesucristo, está es la medida del varón perfecto...
Dios desea que hagamos su obra, con un corazón puro. La promesa de que estamos sellados con el Espíritu Santo; no, nos deja excusas, neguemos a nosotros mismos, y mantengamos esa comunión por medio de la oración con nuestro Señor y él se encargará de que sus frutos fluyan en nuestras vidas y así unos con otros podamos ser benignos, buenos, misericordiosos, perdonadores y mucho másssss...

Efesios 4:32 "Antes pues sed benignos unos con otros, misericordiosos,  perdonándonos unos a otros, como Dios también nos perdonó a nosotros en Cristo"

Un corazón benigno nos da la humildad para atender la voz de nuestro creador, guardar su palabra y regocijarnos en la roca inconmovible que es, Cristo Jesús.

lunes, 7 de marzo de 2016

FE QUE AGRADA A DIOS



Hebreos 11:1 "Es, pues, la fe, la certeza de lo que se espera la convicción de lo que no se ve"

La fe es un tema apasionante, todos necesitamos la fe, y la buena noticia es que todos tenemos fe. La fe es activada cuando la usamos, es por medio de ella que podemos ver grandes hechos, milagros, sueños cumplidos, metas alcanzadas y resultados poderosos.
Dios nos dio una medida de fe a cada ser humano, porque para creer en un Dios que no vemos y colocar nuestra confianza en un salvador para perdón y vida eterna, hay que indispensablemente tener fe.
La palabra dice que sin fe es imposible agradar a Dios. Es decir que cuando nosotras llevamos una vida basada con hechos de fe, Dios está complacido en nosotras.
Abraham es llamado padre de la fe, salió de su tierra a un lugar que no sabía porque un Dios que no conocía y se le revelaba como el Dios verdadero y eterno le ordeno salir e ir a donde él lo llevaría, dándole grandes promesas a él y a su esposa Sara, quien por medio de la fe siendo estéril, concebiría a su hijo Isaac en la vejez.
Un terrible enemigo de la fe, el miedo y la incredulidad; estos dos la anulan, frenan las promesas, alargan los tiempos, y pueden hacer que Dios nos lleve a pruebas que nos obligarán a tener fe, porque será lo único que nos queda, para así activarla y anular las emociones negativas que no la dejan desarrollarse y que esta pueda agigantarse para ponerse en práctica.
La fe es como un musculo que mientras más la usamos, más crece y se agiganta. Así que todas las personas pueden tener una vida de fe.

¿Cuál es la diferencia entre la fe que tiene el hombre incrédulo, que no ha colocado su confianza en Dios y el hombre que ha creído y entregado su vida a Dios?
En el caso del hombre incrédulo, hay muchas filosofías y organizaciones que están cimentadas en la fe. Pero, ¿La fe en quién? -La fe en sí mismos-. En poder alcanzar todo lo que deseen, en ser exitosos, en tener y poder, conseguir bienes materiales, dinero,  para llegar a lugares de prominencia, etc... Es una fe que alimenta el "Egocentrismo" y coloca al hombre con un nivel de superioridad. Tiene raíces egoístas, en donde todo es para beneficio mío y de nadie más. Es así que el hombre a seguido filosofías creadas por hombres en donde por medio de la fe, creen que después de morir sin importar las advertencias de Dios, ellos estarán bien.  Por otro lado hay personas que si creen en Dios, pero igual  no le creen nada de lo que dice y terminan siendo ellos sus propios dioses.

En el caso del hombre que le cree a Dios y a colocado su confianza en el Todopoderoso; su fe se a va a basar en la obediencia a Dios y si Dios dice que Jesucristo es su Hijo amado y que él lo envió a morir por nosotros para perdón de pecados y vida eterna y sin la comunión del hombre con el Hijo nadie podrá llegar al Padre eterno; el hombre natural le cree a Dios y va con toda su confianza ha seguir los pasos que su creador le a dejado, para que pueda tener una relación personal con él.
Hebreos 11:6 "Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan"

En este caso, ya no se trata de que "Yo soy lo máximo", sino de que "Dios es lo máximo", No se trata de que; yo todo lo puedo; sino que; "En Cristo todo lo puedo". No es fe para conseguir más y más bienes materiales, sino es fe para llegar a donde Dios me envía, así parezca imposible. Es fe para realizar la buena obra que Dios me envía a hacer. Es fe para agradarlo a él. Es fe para vivir sabiendo que él cuida de mí todos los días y que "Jehová es mi pastor y nada me faltará".
Es fe para alcanzar todas las promesas que Dios dejo para mi vida, mi familia y las naciones. Es fe para creer que cuando parta de este mundo me encontraré con el Rey de reyes. La fe para creer que el Señor me defiende de los ataques de satanás. Es fe para confiar en que llevaré su palabra hasta lo último de la tierra. Con fe confiaré que él es mi máximo proveedor etc... Para lograr todo lo imposible, hay que tener fe.
La fe, es las que nos lleva a creer en grandes e imposibles milagros de sanidad, prodigios sobrenaturales, es por fe que obedecemos la palabra de Dios. Por medio de la fe servimos a un Dios invisible y a otros y glorificamos el nombre del Señor Jesucristo.
La visión de fe, está segura de que verá lo que espera, está convencida de que lo prometido será una realidad y de que en el tiempo de Dios lo palpará y disfrutará, cree y crea lo que no existe, la fe construye, llega al fin del mundo, atrae y consigue lo inimaginable, te aparta de la muerte y te hace vivir una nueva vida en Cristo, originada en la fe que proviene y provee Dios por medio de su Santo Espíritu en el creyente.
Podemos decir ahora, que la fe del creyente no es para vanagloriarse; ni para beneficiarse egoístamente, sino para dar gloria y honra al Rey, al Hijo único de Dios, sabiendo que todo es por gracia y por amor de su nombre; es para traer aquí a la tierra sus planes y cumplir su propósito en nuestras vidas, porque en fe sabemos que Jesús es real y que a cada instante cuida de ti y de mí y que nuestro galardón está en el cielo...  Hebreos 11:3 " Por la fe entendemos haber sido constituidos el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía"

Si Dios te ha dicho o prometido algo, créelo en fe, porque a su tiempo llegara y se cumplirá la promesa que él te ha dicho, olvida las circunstancias y lo natural y recuerda que la fe mueve los montes, hace lo imposible, posible, agrada al creador y te beneficia y bendice todo tu ser.
Una vez en Cristo, todo lo alcanzado en fe, sea espiritual, dones, obras, promesas, propósitos, sanidades, milagros, restauración, bendiciones personales, plenitud, familiares, materiales, monetarias, empresarial etc... Siempre van a ser para dar honor y testimonio de que en Cristo todo lo podemos, que de su mano vamos de gloria en gloria, sea cual fuese la situación en él somos más, mucho más que vencedores, él es el Todopoderoso Dios, nuestro sustentador y el que tiene completo control de nuestras vidas y de todas las cosas...
Efesios 2:8 "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios"
Mujer; Dios es fiel, es bueno y para siempre es su infinita y preciosa misericordia, él ama a su creación y dejó la fe como una poderosa herramienta del cielo, para que cada día te llenes más y más de él, puedas alcanzar su propósito en ti  y tendrá plenitud de gozo en los tiempos difíciles, las promesas que Dios te ha dejado son "Si y Amén" Para que sea glorificado el nombre de su amado Hijo Jesucristo en tu vida y en el mundo.
La Biblia nombra a muchos héroes de la fe; pero en este tiempo, Dios quiere que hombres y mujeres dejen una poderosa huella y sean ejemplo de fe, para todos aquellos que los rodean y que sean recordado en el cielo y en la tierra por creerle a Dios y vivir caminando en lo invisible para llegar a las visibles promesas del Señor...
Hebreos 11:2 "Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos"
Hebreos 11:1 "Es, pues, la fe, la certeza de lo que se espera la convicción de lo que no se ve"


miércoles, 24 de febrero de 2016

JEHOVÁ TE SOSTIENE Y TE AYUDA

Qué alivio es necesitar ayuda y que una persona venga a nosotros y nos diga "Que necesitas yo te ayudo" sin importar de que se trate y sin poner condiciones.
Este es el caso de nuestro Dios quien viene a nuestras vidas a ofrecernos su ayuda y a sostenernos para que no caigamos y seamos derrotados por las adversidades.
¿Quién no a pasado por situaciones que a meriten buscar ayuda? Todos en la vida hemos necesitado de diversas maneras pedir ayuda.
Desde lo más sencillo, hasta lo más grande y dramático nos puede llevar a considerar pedir un favor, un socorro.
Isaías 41:13 "Porque Yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, Yo te ayudo"

Podemos darnos cuenta que en este versículo, Dios entra haciendo una directa y poderosa presentación de quien es el que se ofrece a ayudarnos. Es como quien dice: "Hola yo soy Manuel el mega-ultra-súper-abundante hombre y vengo a ayudarte" Con una presentación así; no dudaríamos que ese sea el indicado para resolvernos un asunto. Ahora; si Manuel es un hombre que está bajo un buen y excelente concepto personal tuyo, le digas "Que maravilla que me hallas ofrecido tu ayuda, en ti estaba pensando"
Cuando necesitamos algo y consideramos a alguien o a algo; una institución Etc,..Es importante el nombre, las características, el perfil del posible prospecto a quien se le va a pedir una ayuda. Dependiendo de que se trate algunos quedarán descartados. Otros los apropiados. Y claro que nosotros siempre buscamos primero la ayuda del hombre, pero cuando confiamos y creemos en nuestro Señor y Dios, él y nadie más que él, será el único indicado para encargarse de nuestros asuntos...
Y si lo que estás pensando ahorita es algo muy sencillo y cotidiano; dile a tu hijo, a tu esposo, o a tu mejor amiga, que por favor te pase el vaso con agua, o el control del televisor.

"Porque Yo Jehová soy tu Dios,..." La pregunta que tendrías que hacerte aquí a ti misma es -¿Es Jehová mi Dios?- En caso de que estés un poco confundida y dudes de quien es tu dios, o tenga otro nombre; vamos a resolver y a eliminar esa duda:

Deut. 4:35 "A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios, y no hay otro fuera de él"
1R 8:60 "A fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro" 

En este punto hay que aclarar que; las imitaciones siempre son malas y detrás de ellas hay una mano negra y una mafia. Al Todopoderoso Dios tratan de imitarlo, pero ¡JAMÁS! podrán igualarlo.  "...Jehová es Dios, y que no hay otro"... Así que mujer; ven a las manos de tu creador, único, poderoso y verdadero Dios, Jehová.

"...quien te sostiene de tu mano derecha,..." Después de presentarse y hacernos saber que el Todopoderoso Dios de los cielos, como si eso fuera poco; continua por darnos la confianza, el alivio, la paz, el consuelo de que nos está "Sosteniendo" Que horrible es sentir que estamos a punto de caer al vació, caer de nuestra comodidad, de nuestra estabilidad, sentirnos inciertos, ver el día de mañana negro, gris, saber que los golpes y caídas de la vida duelen mucho y que de todos hay que luchar para levantarse y superarlos; es una alivio que Dios nuestro ayudador, nos diga -¡No vas a caerte mujer te tengo aguantada!"- ¡Qué maravilla! ¡Qué alivio! La situación no me va a revolcar en las profundidades porque aún allí esta él sosteniéndome, quizás me tambalee pero no voy a caer y a perder, su sostén me da aliento y fuerza para seguir y no alejarme de su poderosa mano...
La mano derecha en la palabra de Dios y para la cultura de Israel, es un símbolo de confianza, amistad, firmeza, pacto, seguridad, no enemigos, sino amigos, limpieza... Y aun en nuestra cultura estrechar la mano derecha es símbolo de amistad y cordialidad.
"...y te dice: No temas, Yo te ayudo" Querida amiga; escucha entiende y confía en lo que Dios te está diciendo hoy, no importa la situación que estés pasando, Dios te dice: ¡Yo te ayudo!... Y recuerda que él es Jehová Dios y Nada hay imposible para él; Altísimo, el Todopoderoso, que ha sometido "Todas las cosas" bajo los pies de Cristo, está listo para escuchar tu clamor, tu petición tu auxilio y venir a ti y ayudarte a salir adelante, para que vivas en paz, en abundancia, en sanidad, en amor, alegre en medio de toda situación; confiada en que la mano de Cristo te sostiene, y que, sea cual fuere la situación que estés pasando; en tu salud, en tu matrimonio, en tu casa, en tu familia, en tu trabajo, en tu ciudad, en tu barriada, con tus hijos, o con tus padres, en la cárcel, maltrato, drogas, tentaciones, infidelidad, contiendas, dolor, muerte, soledad, escases, persecución... El Dios Omnisciente está en todos lados, sus ojos están sobre la tierra de los vivientes y su Santo Espíritu se mueve entre nosotros, él desea escuchar tu voz... Ven a Jesucristo, Señor y Salvador y entrarás en comunión con Dios y él te ayudará y te libertará de tus opresores.   
Pon tu situación en sus manos y descansa en él, porque él hoy te sostiene y tiene cuidado de ti y te dice: ¡No temas mujer, yo te ayudo! 

Salmo 145:14 "Sostiene Jehová a todos los que caen. Y levanta a todos los oprimidos"

miércoles, 20 de enero de 2016

EL PERDÓN DE UN PARALITICO

 Marcos 2.5, 12  "Entonces llegaron cuatro hombres que le llevaban un paralitico.    Como no podían acercarlo a Jesús por causa de la multitud, quitaron parte del techo encima de donde estaba Jesús y, luego de hacer una abertura, bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralitico.   
Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralitico:   -Hijo, tus pecados quedan perdonados.
12 El se levantó, tomó su camilla en seguida y salió caminando a la vista de todos, Ellos se quedaron asombrados y comenzaron alabar a Dios"

Se me hace tan reveladora e interesante leer esta historia de sanidad hecha por el mismo Jesús, y como señalan a unos "Hombres", no dice si eran amigos, hermanos, conocidos, o simplemente eran personas que andaban entre la multitud y al ver la necesidad y la incapacidad de este otro hombre que estaba paralitico, de poder llegar a los pies de Jesús para encontrar su milagro de sanidad, estos actúan en fe y buscan, arriesgándolo todo, llegar y poner frente a los ojos de Jesús al paralitico, para sacar de él su gran milagro.

Estos temerarios hombres idearon un plan, y sin poner trabas, buscaron conseguir y llegar a su fin; conseguir el milagro que se habían propuesto. Fue tanta su fe, que llamaron la atención de Jesús, quien se detuvo para entregarles a estos hombres la dicha de ver a su compañero levantarse de ese lugar. Tomemos en cuenta que a Jesús le impresiono la fe de los "Hombres" no habla de la fe del paralitico en si.

Hay que prestarle mucha atención a las palabras de Jesús cuando le dice "Hijos, tus pecados quedan perdonados" ¿Porque no  le dijo: "Eres sano", si estaba enfermo, paralizado... lo que le dijo fue: "Estás perdonado" Aquí el Señor nos deja ver, como el pecado y la falta de su perdón puede hacer y actuar en contra de nosotros terriblemente, el pecado puede mantenernos paralizados, inútil de por vida en diversas áreas. Hoy, hay tanta gente enferma a causa del pecado, por causa de no perdonar a otros. Transgredir la ley de Dios trae en si castigo, no para el vecino, sino para uno mismo, y hasta para nuestra descendencia. El mal, que por naturaleza vive en la humanidad los mantiene atados, esclavizados, encadenados al mal; mental, espiritual, en el alma, y en el cuerpo. Por eso es que lo malo ahora es bueno...

JESÚS LE DIJO:

Venir a buscar a Cristo hace la gran diferencia, su presencia, su perdón es la medicina que nos libra de dolores y de muchas enfermedades, de la falta de paz y la frustración que han llegado a nosotras por la naturaleza pecaminosa que tenemos de hacer y tratar de esconder nuestros errores culpando a otros. Cuando somos perdonados instantáneamente espesamos a sanar, a vivir y a experimentar la sanidad divina desde el espíritu, siendo renovados, redimidos y purificados por la sangre preciosa de Cristo Jesús. -"Hijo, tus pecados quedan perdonados".

Yo puedo dar testimonio de esto; llegué a los pies de Cristo con tantos temores, tan cargada, cansada y enferma. Llena de rabia, sentía que la vida me había tratado a las patadas, estaba llena de rencor, de tristeza, de amargura, tenía tantos problemas internos y con ellos muchas enfermedades; estaba esclavizada al dolor, a las pastillas y a la auto compasión. Todos los días luchaba por sobrevivir.
Cuando por fin, decidí acercarme a Jesucristo, llena de muchos temores, le pedí que entrara a mi corazón; y unos 2 meses después, me di cuenta, que ya no tenía varias enfermedades; no sabía porque, en aquel momento parecía extraño, se me habían quitado sólitas y; no podía explicarlo, pero ya no estaban en mí... La historia del paralitico de Betesda me muestra claramente que cuando Jesús entró a mi vida y perdonó mis pecados, me hizo libre de muchas enfermedades y endes demoníacos que moraban en mi esclavizándome y paralizándome.
Puedo ver tantas mujeres enfermas, tristes, llenas de dolor, sin paz, amargadas, solitarias, depresivas, confundidas, inseguras; que  tan solo con aceptar el amor y la salvación de su creador quedarían sanas de muchas aflicciones del espíritu y del alma inmediatamente; mientras que en otras áreas entraran en un proceso de restauración y sanidad interior. Dios te guiará en tu situación.
Los hospitales están llenos de gente enferma a causa del pecado, enfermos espirituales buscando una medicina física, con dolores en el alma que solo Jesús puede sanar. Están tratando sus problemas con medicamentos que pueden quizás aliviar; más no quitar, la raíz del mal, porque su raíz está en el alma y en el espíritu y solo Dios toca y sana y da paz a esa área del ser humano


¡LEVÁNTATE MUJER!
Cuando te llenas de valentía y decides creerle a Dios y pones tu vida en sus manos; te va a pasar lo mismo que a este hombre ¡Serás sana! y te levantarás, actúa en fe...  "Él se levantó, tomó su camilla en seguida y salió caminando a la vista de todos..." Jesús levanta tu espíritu afligido mujer y te da nuevas fuerzas y saldrás caminando con la frente en alto a la vista de todos, para ser testigo en el mundo del poder sanador del Señor Jesucristo. Nosotras nos convertimos en testigos de la veracidad de la palabra de Dios; esta se manifiesta en nuestras vida entera, en nuestros cuerpos, en nuestra familia, en nuestro entorno, en cada actividad, en nuestras metas, en los cambios positivos, en el plan perfecto de Dios para cada una, en cada victoria y hasta en lo que creemos es una derrota, porque él esta con nosotras, y su poder se perfecciona en nuestra debilidad para hacernos fuertes y hacer lo que la multitud hizo cuando vieron a este hombre caminar, alabar al Dios Altísimo con toda nuestra fuerza y con todo nuestro corazón.
Lucas 13:12 "Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer: eres libre de tu enfermedad"

Quizás la fe de otro obre a nuestro favor, quizás Dios vea la fe persistente de una madre, una esposa, una hija, una amiga, o de un conocido para hacer y traer un milagro a nuestra vida, a nuestro matrimonio a la familia, El Señor desea que todos vengamos a él llenos de fe, creyendo que él es capaz de concedernos nuestras peticiones, no porque lo merecemos, sino porque en su eterno amor y misericordia él usa si es necesario, la fe de otros, para bendecirnos y sanar nuestras almas, cuerpos, vidas y toda nuestras familias.

Amiga; recuerda siempre que la sanidad más grande que puedes tener, es la sanidad del alma y del espíritu cuando recibe la salvación eterna y puede glorificar a tu Rey, Señor y Salvador Jesús; Luego él se encarga de lo demás...


Hebreos 11:6 "Pero sin fe es imposible agradar a Dios..."

lunes, 4 de enero de 2016

SI DIOS QUIERE LO HAREMOS

Santiago 4:13-15 "Presten atención, ustedes que dicen: Hoy o mañana iremos a tal cual ciudad y nos quedaremos un año. Haremos negocios allí y ganaremos dinero.  ¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana?   La vida de ustedes es como la neblina del amanecer: aparece un rato y luego se esfuma.   Lo que deberían decir es: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.   De lo contrario, están haciendo alarde de sus propios planes pretenciosos, y semejante jactancia es maligna"

Año nuevo, vida nueva, planes nuevos; cuando entra un nuevo año deseamos que este sea el año más maravilloso de nuestras vidas y que logremos todo lo que incluso no hemos podido hacer durante años. Nos ponemos nuevas metas, retomamos lo que no hicimos el año anterior, declaramos cambios, cero problemas, cero peleas, paz, ser más positivos, comer más sano, bajar de peso, viajes, ganar mucho dinero, hacer el negocio de mi vida, encontrar un esposo, amor, éxito, prosperidad en abundancia, etc, etc, etc...  

Estarán pensando muchas de ustedes -¿y qué hay de malo en eso?- les voy a contestar -¡Nada!- Yo le hice varias de esas peticiones a mi Dios. Lo único que deseo es que hagamos un análisis interno y nos preguntemos esto:
-¿Se lo pediste a Dios. Lo tomaste en cuenta en las peticiones? "¡Si Dios quiere!"
-¿Son únicamente tus propios planes pretenciosos y egoístas?
-¿Para que deseas alcanzar esas metas?
-¿Hay jactancia o hay humildad en tus planes?
-¿Sabes cuál es tu propósito en Dios en la vida?
-¿Tomaste en cuenta el área espiritual?
-¿Deseas impresionar a alguien?
-¿Te sientes frustrada y deseas salir adelante este año?
-¿Por qué el 2015 fue el peor año de tu vida y deseas mejorar este nuevo año?
-¿En todos tus deseos está Dios incluido? 
-Lo hice porque todos lo hacen.

Repasemos el versículo base "Presten atención, ustedes que dicen: Hoy o mañana iremos a tal cual ciudad y nos quedaremos un año. Haremos negocios allí y ganaremos dinero.  ¿Como saben qué será de su vida el día de mañana?...
Waooo... La palabra de Dios siempre nos va a enseñar y a presentar la forma agradable a Dios de cómo debemos hacer las cosas; todo es para nuestro beneficio. Cuantos planes amigas no hacemos a diario, planificamos de un año para otro, vamos de un lugar a otro, nos metemos en proyectos, negocios, etc... Y no sabemos si viviremos el día de mañana, no sabemos qué nos acontecerá y si podremos cumplir con aquello que nos hemos pautado. Por eso cada vez hay mas "Adivinadores" porque la gente quiere saber que hay del mañana... 
No hay nada de malo en hacer planes, ni en ejecutar un proyecto, en cuidarse y salir adelante; lo malo está cuando no tomamos en cuenta a Dios para lo que estamos haciendo, creyendo que nosotras tenemos el poder de hasta cuando vivir y cuando morir. Quizás muchas veces ni nos convenga lo que estamos haciendo, pero como nos convertimos en nuestro propio falso "dios" hacemos y desaseemos y nos caemos, nos equivocamos y nos metemos en semejantes problemas, porque no pedimos ni buscamos la guía para nuestros pasos en el Señor. Después le echamos la culpa a Dios de nuestros fracasos. Cuando obtenemos el plan de Dios para nuestras vidas, nuestros proyectos y peticiones siempre los vamos a basar en ese propósito que ya nos fue revelado, entonces no perdemos más el tiempo, sino que será aprovechado en gran manera y de mucho beneficio no solo para nosotras, sino también para los demás, porque ya no pensaremos solo en nuestras necesidades, con egoísmo y llenas de egocentrismo, los malos sentimientos no serán el impulso de los planes, sino el amor al prójimo y el deseo de agradar a Dios, y si Dios está metido en tu proyecto ese proyecto será un éxito.

"...La vida de ustedes es como la neblina del amanecer:  aparece un rato y luego se esfuma" Algo es seguro, el que nace algún día morirá. La vida pasa tan rápido, muchas veces miramos atrás y nos sorprendemos del tiempo que ya a pasado. ¿Cuantas personas vimos morir este año de una forma inesperada? ¿Cuantas veces te puede agarrar la melancolía y pensar? -¡He perdido mi vida!- No sabemos hasta que edad Dios nos va a permitir estar en la tierra. Muchos aceleran su partida. Para morir no hay una edad estipulada y la maldad del hombre ha acelerado la partida de muchos. -¡Que Dios tenga misericordia de nosotras!-  Si tu mujer sientes que no has aprovechado tu vida, ¡Ven a Cristo! y no importa tu edad, ni tu pasado, en él encontrarás propósito y tendrás la paz, el amor y la satisfacción que quizás nunca has encontrado en todo el andar de tú vida. Con él hasta la muerte es ganancia y la vida es solo un paso por la tierra. 

"...Lo que deberían decir es: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.   De lo contrario, están haciendo alarde de sus propios planes pretenciosos, y semejante jactancia es maligna"
De aquí sale la frase "¡Si Dios quiere!" ...Iré a Miami este año. ...Me compraré una casa nueva. ...Iré a visitar a mi abuela. ...Abriré mi negocio propio. ...Re-modelare mi casa. ... Me mudare este año. ...Cambiare mi look. ...Tendré un hijo. ...Me casaré. etc etc. Voy a tomar en cuenta a Dios ¡Si Dios quiere!, y vean las señales, porque a lo mejor Dios no quiere; o eso no le conviene, ese no es el hombre para usted,  no es la casa para mudarse, esa sociedad no le conviene... Oh es posible que Dios quiera, pero no es el tiempo para lo que usted desea hacer.

Lo que si Dios siempre "Quiere" es que usted venga al conocimiento de Cristo y sea salvo, que lea y aprenda y ponga por obra su palabra, que vaya a la iglesia, que crezca espiritualmente, que se aparte del mal, que cambie y renuncie al pecado, que le obedezca y haga su buena y perfecta voluntad, que ame a su prójimo, que cumpla su llamado, que vivan en paz, que ganen almas para Cristo, que su alma no se desvié, sino que tenga segura su destino eterno con el Señor Jesucristo. Los planes de Dios para nosotras siempre están basados en quien es él y son buenos agradables y perfectos, justos y no hay mal en ellos.
Dios desea que usted y los suyos sean beneficiado con todas la bendiciones y las más de 8000  y pico de  promesas que él dejó para usted y para mí en su palabra, donde le da: libertad y Salvación a su alma, restauración personal y familiar, amor, gozo, paz, prosperidad, sanidad espiritual y física, inteligencia, sabiduría, santidad, conocimiento del bien y el mal etc, etc, etc... En el Todopoderoso encontrarás mucho más abundantemente lo que tú necesita. Dios desea tratar contigo en este 2016. Déjate tocar por su plan perfecto.

Oremos: Padre Celestial, te doy las gracias por este día y por este nuevo año, entiendo que lo que empieza con Dios termina bien y en este año deseo recibir a Jesucristo como mi Señor y Salvador personal, reconozco que soy pecadora, te pido perdón y una nueva oportunidad para continuar, escribe mi nombre en el libro de la vida y ayúdame a salir adelante y a conocerte leyendo tu palabra en este nuevo año. 
Señor Jesús gracias por morir en mi lugar, gracias porque sin yo amarte, tu me has amado eternamente; te pongo todos mis planes en tus manos para este 2016, para que sean guiados por ti, si algo no me conviene apártalo de mí  vida y dame en todo tiempo señal del cielo. Te pido que me guíes en cada proyecto que emprendo, que tengan propósito y que pueda ayudar a otros y ganar almas para ti, limpia mi vida, restaurarme, deseo agradarte, libertarme de todo aquello que aún no he sanado, transforma mis relaciones, ayúdame  a ser una mujer virtuosa, sabia, que ame y respete a mi esposo y trate a mis hijos con amor y los crie con valores revelados en tu Santa palabra y como herencia de Jehová que son. 
Señor guardarme del mal, cuídame de no caer en tentación, que el mundo no me engañe con sus mentiras, resguardarme de toda enfermedad, el ángel de Jehová resguarda y defiende a mi familia.  ¡Yo y mi casa serviremos a Jehová! Este año se abrirán las ventanas de los cielos y tendré provisión hasta que sobreabunde, tendré nuevas oportunidades, tu perfecto amor fluirá en mi. Señor tu me llevas tomada de la mano derecha y cosa que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al corazón del hombre son las que tu tienes preparadas para los que te aman. Señor Jesús reconozco que sin ti nada soy y nada puedo hacer. 
Ayúdame a salir y a vencer toda adversidad y aflicción de espíritu, sé que cada situación me ayudara a salir adelante y seré una vencedora porque tu estás conmigo.
Gracias por tu amor y por tu infinita misericordia, por tu favor y tu gracia, y por la inmerecida oportunidad de conocerte y proclamarte mi Rey... En el nombre del Señor Jesucristo. Amén!