miércoles, 10 de mayo de 2017

JESÙS ES LA VERDAD

 Juan 18:38 (A Jesús) Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Esta pregunta le hizo Pilatos a Jesús antes de entregarlo para que fuese crucificado "¿Qué es la verdad?" -Preguntó- Y Jesucristo la verdad echa hombre, estaba frente a sus ojos y mirándole y hablándole, sin embargo Pilatos no pudo ser persuadido por si mismo de a que verdad se enfrentaba...
Ahora, hoy muchos hombres y mujeres al igual que Pilatos se preguntan -¿Cual es la verdad?- 
Y pues ahora el hombre maneja muchos tipos de verdad; así que leyendo un poco, me encontré con por lo menos 11 tipos de "Verdad", que consisten en la visión, creencia y raciocinio del hombre. Verdades científicas, filosóficas, absolutas, racionalistas, humanistas, necesarias, provisionales, religiosas, etc...

La Verdad; se define como; Coincidencia entre una afirmación y los hechos. Fidelidad a una idea. Veracidad y confirmación de las palabras.

Es interesante saber que antes que todo en el Cristianismo la "Verdad" tiene vida porque es una persona, y es la persona de Jesús. No es un simple concepto, no es según la razón, según la realidad o según el pensar del hombre y sus la creencia, la "Verdad" que Dios nos presenta salio de él mismo, de su Espíritu, y fue enviado a la tierra de los vivientes y es llamado el Hijo de Dios, quien nos manifiesta la única, absoluta e indiscutible verdad de la creación y de la condición de todos los seres humanos, desde el inicio, el hoy, y para el futuro de la creación de Dios. Jesucristo es el camino, la Verdad viviente y quien le da una vida triunfante al hombre y nos advierte que "Nadie" llega al Padre Celestial sino es por medio de su apremiante y expresada verdad.

En un mundo donde reina la mentira y esta se ha hecho parte de nuestra cultura, costumbres tradiciones, creencias, noticias y vocabulario, al hombre le cuesta abrirse a la verdad de Dios, lo cuestionan con la mente lógica, incrédula, limitada, natural, religiosa,  pero la verdad de Jesús se recibe con un espíritu humilde y abierto, un espíritu de fe, que cree, que está listo para seguirlo así no lo entienda, dejándose guiar por su Espíritu Santo quien lo liberta y lo introduce a esa verdad espíritual y verdad natural que se manifiesta al hombre y le trae perdón, liberación, restauración, redención, conocimiento y sabiduría y lo preparan para llevarlo a un nuevo nacer y un nuevo estatus ante Dios
En Jesús la verdad no se mueve con el conocimiento y la razón humana, se mueve por medio de la fe, por medio de creer en la palabra de Dios y por medio de una comunión con su Santo Espíritu, quien es llamado en las Escrituras Espíritu de Verdad, porque él te guía a la verdad que es Jesús y te revela la verdad de las santas escrituras, dejadas en la Biblia.
Entonces la verdad de Dios es viva, no es estática tiene un mover, un sentir, habla, cambia, transforma, limpia, restaura, purifica, lava, perdona, levanta, sana, te da esperanza y un te garantiza un futuro al lado de tu precioso Creador.

Juan 8:31 Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.
Juan 18:38 Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

En el mundo muchos se creen libres, y tristemente hay una falsa verdad que trae una falsa libertad, en donde nosotros y no Dios es el motor principal, creemos lo que queremos y hacemos cuanto creemos, con tanta información y conocimiento al hombre le cuesta rendirse y creer ciegamente ante lo que no ve, o ante lo que anticipadamente no se le dé una garantía palpable que pueda llevarlo a entregarse a la verdad viviente y a la verdad manifestada en las escrituras.
¿Quién nos ofrece y envió esta verdad?, nuestro creador, el hacedor y dueño de todas las cosas. Verdad absoluta, inamovible, sin sombra de variación, Padre, Hijo y Espíritu Santo, el Eterno, el Todopoderoso, la Roca fuerte, el que es, el que era y el que ha de venir, Dios creador del hombre a su imagen y a su semejanza y quien conoce todas sus necesidades, condición y su destino final. El Único y Verdadero Dios.

Juan 8:36  Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

El hombre humilde de corazón es bienaventurado, según las escrituras, es feliz, ese hombre de corazón humilde es aquel que no se opone ni se cree mayor a su Dios y quien viene a él para decirle: Encamíname, enséñame tu verdad, te necesito Dios, trae salvación a mi alma, en ti están mis días, en ti confío, cuídame, susténtame, trae vida, paz, sabiduría y conocimiento de tu palabra, quiero conocer tu preciosa verdad, deseo agradarte Señor y decido vivir en tú presencia.
Amados hermanos; aquello que no deja que hombres y mujeres busquen y acepten a Jesús como la verdad de Dios para salvar al hombre del juicio del Señor, es el maligno, el Diablo, el enemigo de nuestras almas, quien engaña a las personas haciéndoles creer que él no existe, que es un ser imaginario, está al asecho, listo para confundir, para destruir y matar la creación que Dios más ama, el hombre y la mujer...
Salmo 25:5 Encamíname en tu verdad, y enséñame, Porque tú eres el Dios de mi salvación; En ti he esperado todo el día.
1 Pedro 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

Debemos sumergirnos en el Espíritu de verdad para ser moldeados y modelados, transformados y hechos a la medida del varón perfecto que es Cristo Jesús, así nuestro fruto será bueno.
Las iglesias están llenas de gente pero muchos no conocen verdaderamente a Jesús, las promesas de Dios, la verdad de la iglesia santa y sin mancha, del pecado, del mal, del maligno, de la gracia, dones, frutos, juicio, vida eterna etc. Conoceremos la verdad y la verdad nos hará libres.

La Verdad que da paz y le hace falta al mundo entero es Cristo Jesús, no es la religión o una filosofía, nosotros le pertenecemos a Dios y él ama y añora a su creación con él, es por eso que sacrificó a su amado Hijo para darte a tí y a mí una oportunidad de vida y libertad y sanidad del alma que nos guía a vivir en el espíritu y nos enseña su eterna y poderosa verdad, nos alumbra para salir de las tinieblas, nos quita el velo que nos enseguece y nos hace creer que nos merecemos el cielo por merito propio. En el mundo muchas verdades cambian, y son realmente mentiras, hoy es verdad, mañana quien sabe... En Dios la verdad no cambia, la verdad es eterna y la verdad confronta al hombre no lo consiente y lo mima, sino que lo confronta y examina y luego le da esperanza, una salida para que se arrepienta y se aparte del mal y huya de su pecado y sea restaurado para Dios.

No te dejes engañar por medias verdades que a la final son mentiras, o por verdades cambiantes que te hagan sentir bien al momento o te convengan, según el hombre y el modernismo, la verdad es lo que se te acomoda y el lugar donde te encuentras puede manifestarte mentiras hechas verdades. Tampoco existe la verdad por repetición, te lo crees de tanto escucharlo... El mundo está extraviado y confundido, ha preferido fábulas e historietas, pero su corazón siempre va a querer y va anhelar llenarse de Jesús, porque sólo él completa y perfecciona al ser humano.

Mi gente, que su verdad salga de la mejor y más confiable fuente de vida que es la "Biblia", la palabra de Dios, el hombre puede mentir, pero Jesucristo es la verdad viva que está disponible para revelarse a todos quienes le buscan, su palabra es verdad, y su Espíritu Santo, es Espíritu de verdad, está listo para guiarte a su corazón para que tú y todas tus generaciones sean bendecidas con el poder de su amor y la salvación de tu alma sea asegurada. Dichoso el hombre y la mujer que conocen la verdad viva de su creador y con alegría deciden vivir en ella. ¡Jesucristo es la Verdad que salva!

Santiago 1:18 Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

Señor Jesús perdona mis pecados, entra a mi cotazón y envia a tu Espiritu de verdad para que me guíe en tu palabra... Amém

martes, 28 de marzo de 2017

DESCANSA EN DIOS

Éxodo 33:14 "Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso."

Cansancio es lo que sobra hoy, el mundo parece estar cansado y agotado, vivimos en especie de una carrera sin fin, todos los días tenemos que embarcarnos en una nueva meta, tenemos que aprender de todo lo nuevo que como avalancha llega, nuevos pensamientos, nuevas creencias, nuevos retos, películas, mentiras, realitys, chismes, que si, que no, guerras, malas noticias, peleas, presiones, desastres naturales, religión, problemas familiares, enfermedad, éxito, riquezas, metas... la verdad, la mentira, Dios, el diablo, el apocalipsis, la vida que pasa y no la veo, la muerte segura que llega sin avisar... 

Ahora lleguemos a casa; conflictos, peleas, desacuerdos, divorcio, separación, infidelidad, adulterio, pobreza, enfermedad, abandono, desamor, rebeldía, soberbia, egoísmo, deudas, abuso sexual, vicios, frustración... Riqueza, abundancia, indiferencia, soledad, éxitos, diversión, trabajo, más trabajo y muchos sueños que cumplir.... La verdad, la mentira, Dios, el diablo, el apocalipsis, la vida que pasa y no la veo, la muerte segura que llega sin avisar... 

Individual; crianza, desamor, soledad, confusión, falta de identidad, sueños, dolor, golpes, tristeza, depresión, estrés, falsedad, hipocresía, envidia, inseguridad, padres ausentes, ira, burlas, desprecio, abandono, enfermedad, frustración, persecución, insatisfacción, libertinaje, drogas, confusión... La verdad, la mentira, Dios, el diablo, el apocalipsis, la vida que pasa y no la veo, la muerte segura que llega sin avisar... 
Dicen que lo bueno no cansa, sino lo malo, pero hay cosas buenas o que la gente considera buenas  y entra en los excesos, ignorando sus acciones y cuando se da cuenta realmente todo a sido un desastre y muy malo y las consecuencias vendrán. 
El pecado cansa, seguirle el ritmo al mundo cansa, vivir la vida loca cansa, vivir sin Dios un día te va a cansar, vivir en la desdicha y en el desasosiego del mañana y vivir de los rumores cansa.... 
-¡Ayyy no  parece que todo es horrible ¿Verdad? Me cansé...!
Si hay una verdad, una mentira. un Dios, un Diablo, realmente se acerca el fin de los tiempos, la vida pasa frente a nuestros ojos y no la sabemos aprovechar, estamos distraídos metidos en la distracción y el consumo de la tecnología, en donde todos los días alguien apuesta por ser visto, por salir del anonimato, y poder ganar la aprobación y la aceptación que le falta en su corazón al tener millones de "Me gusta"... Así como también hay algo que todos tenemos seguro y eso es la muerte que con seguridad un día toca a la puerta.

Éxodo 33:14 "Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso."
La diferencia que hace la diferencia, Jesús nos advirtió; en este mundo tendrán problemas pero confíen en mí, yo ya vencí. A Moises se le presentaba un gran reto, creo que nadie en este mundo ha tenido un reto como el suyo, y problemas le sobraron, pero Moisés busco la presencia de Dios y le dijo:
Éxodo 33:12-14
Un día Moisés dijo al Señor: Tú me has estado diciendo: "lleva a este pueblo a la tierra prometida"  Pero no me has dicho a quién enviarás conmigo...
El Señor le respondió: Yo mismo iré contigo, Moisés, y te daré descanso; todo te saldrá bien. 

La presencia de nuestro Dios en nuestros corazones, en nuestras casas, familias, en nuestros sueños, en nuestro día a día y en nuestro futuro; siempre hace la gran diferencia entre un comienzo y el resultado, es cierto que por causa del pecado no vivimos vidas perfectas o ausentes de dificultades, desde un principio los conflictos son parte de la vida, pero bien es cierto que cuando ponemos nuestra mirada en Dios y decidimos recibir a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, las cosas cambian, ya no confiamos en nosotros mismos sino en él, ya no dependemos de la aprobación de los demás con la aprobación de Dios es más que suficiente, ya no vivimos de los sonidos del mundo, sino del sonido de la voz de Dios por medio de su palabra, no estamos en medio de lo natural, sino de lo sobrenatural de Dios, no nadamos en el pecado, sino que pedimos perdón por haberlos cometido y cambiamos el rumbo, no más guerra en casa, sino paz, restauración amor, alegría, convivencia sana, no más divorcio, sino unión y acuerdo, no buscamos ser servidos, sino servir, ya no se trata de mí, se trata de aquel que dio su vida por mí, ya no son las promesas de los hombres las que necesito, sino las promesas de Dios que no miente y es fiel en cumplir su palabra, Ya no mas odio y rechazo hacia mi, sino sanidad y amor, con su preciosa presencia en mi vida tengo descanso en mi alma, en mi cuerpo y en mi espíritu. Su Santo Espíritu me acompaña porque eso fue una promesa de nuestro Padre Celestial para nosotros.
Jesús vela por mí y por los míos, a toda hora y en todos lados, me guarda, me defiende, me provee, me ayuda, me da nuevas fuerzas, propósito, restauración y hasta restitución del tiempo perdido, Su presencia te da tranquilidad, paz y descanso, sabrás entonces que no se trata de ti y de tus fuerzas sino de Jesús su poder, su gracia y su misericordia desbordante hacia ti, porque él es un Dios vivo.

Y como los hijos de Dios también se mueren, pues aun ante la muerte hallarás en sus brazos el verdadero descanso, y es por medio de Jesucristo que tendrás entrada triunfal a la presencia de Dios.
Descansa, calma; si quieres correr, corre a sus brazos hoy, sé sabía y no necia, descansa en él, y él lo hará, confía en que su presencia estará contigo a donde vayas y todo te saldrá bien.  

"Jesús hoy te acepto en mi corazón como Señor y Salvador, perdóname, estoy arrepentida de vivir sin ti, te ruego traigas descanso a mi vida, a mi familia, a mis problemas. Revélate a mi corazón y guiáme por el camino que he de andar, decido vivir en tu presencia"...  En el nombre de Jesús. Amén 

Mateo 11:29 "Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas"


miércoles, 1 de febrero de 2017

PENSAMIENTOS SANOS CON JESÚS


Mateo 9:4  Jesús sabía lo que ellos estaban pensando, así que les preguntó: ¿Por qué tienen pensamientos tan malvados en el corazón? 
Mateo 15:19 Pues del corazón salen los malos pensamientos, el asesinato, el adulterio, toda inmoralidad sexual, el robo, la mentira y la calumnia. (NTV)

Definitivamente somos lo que pensamos. Gran parte de nuestros pensamientos están asociados a nuestras vivencias, a palabras, frases o críticas que nos han dicho, personajes de influencia en nuestras vidas, el entorno, aprendizajes etc. De lo que vamos viviendo nos vamos llenando.
Tenemos malos recuerdos y buenos recuerdos, pero; ¿Cuáles son los recuerdos que nos dominan? Con la ayuda de la Internet hoy en día tenemos a la mano de todo un poco, desde lo más grotesco hasta lo más hermoso. Vemos y sabemos hasta de lo que no queremos y por curiosidad hemos podido llenarnos de información y de ideas dominantes en el mundo que no necesariamente nos ayuden o nos sirvan para algo bueno.

Las palabras hacen pensamientos, los recuerdos hacen momentos. Lamentablemente un mal recuerdo una mala palabra puede calar tan hondo en el corazón y doler y nos puede abrir un portal al dolor a la oscuridad, a lo negativo, a la miseria y a pensar que nunca debimos nacer. Un solo recuerdo doloroso si no lo sanamos o lo dominamos puede hacernos tener una vida desgraciada.
La biblia nos dice que Jesús sabía lo que ellos estaban pensando, lo que nos muestra que Dios siempre sabe lo que estamos pensando. El Señor nos promete que renovará nuestros pensamientos con su palabra, con su poder y su Espíritu, sanidad y liberación, con sus promesas de amor, con una esperanza viva, con restauración, identidad y con un propósito y un futuro nuevo.

Los pensamientos y recuerdos negativos pueden salir de nuestro corazón y nuestra mente, pero debemos encontrar el inicio, la raíz de ese pensamiento, el porque está allí, quien lo sembró, luego entregárselo a Dios y después llenar ese espacio vacío con información nueva.
Un pensamiento doloroso puede tener un dominio tan grande en nosotros que nos puede llevar a cometer grandes errores, dolor, suicidio, depresión, acciones que nos muestren el cielo o el mismo infierno.  De pensar se crea y luego viene accionar para ver un resultado.
Antes de ejecutar algo primero pasó por nuestra mente una y otra vez. Jesús nos dice que del corazón salen los malos pensamientos; adulterios, asesinatos, infidelidades, angustias... Ahora te pregunto: ¿Qué estás pensando? ¿Qué pensamientos te dominan? ¿Qué hay en tu corazón? ¿Le agradan a Jesús tus pensamientos?

Particularmente; yo soy veloz para pensar, lo bueno y lo malo, y por las situaciones que he vivido tengo tendencia a pensar en lo malo rápidamente y si me descuido puede un pensamiento dañino alojarse en mí y hacerme estragos. Pero es bueno y es necesario conocer nuestras debilidades, para rechazar y cerrar toda puerta a cualquier pensamiento desestabilizador y cuidar nuestra mente. Estamos en un mundo en donde a diario escuchamos de todo un poco, lo que es y lo que no es, y lo que parece ser.  Estamos en una era competitiva, donde el que se cree mayor pisa al que cree es menor, el bulín a su máxima expresión, el éxito, el fracaso, la ofensa, el mundo entero está esperando el Apocalipsis, así que las noticias son de infarto cada día y así sucesivamente somos bombardeados. Y si tú mamá, tu papá, tu esposo, tus hijos o algún vecino refunfuñón se paran un día de malas y te dicen: ¡Eres una imbécil, buena para nada! y tu se lo crees, pues... ¡Pobre de ti!... El mundo de hoy es más agresivo que pasivo y amable.

Cuando nosotros venimos a Cristo es necesario pasar por una depuración de nuestros pensamientos y nos vamos a dar cuenta que el 80% de nuestros pensamientos son nocivos para nuestra salud. Hay cientos de enfermedades que nacen de dolorosos pensamientos, la depresión, la culpa, la ira, el odio, las pasiones sexuales desenfrenadas, el rencor, la amargura, todo eso se alimenta de pensamientos por situaciones que hemos enfrentado y no han sanado, sino que han estado vivas dentro de nosotros sangrando por años, hay canceres que se han originado en un pensamiento de dolor y rencor. Incluso tanto el complejo de inferioridad como la de creerse superior al mismo Dios, nace de un pensamiento de una creencia, de creerse invencible y poderosos. Es por ello que es importante saber en qué estamos pensando, y que resultado estamos obteniendo de ellos. Debe haber sanidad y un equilibrio.

Tenemos hoy en día la tendencia y la filosofía del pensamiento positivo y el pensamiento negativo, que no está mal, sus consejos son buenos, y puedan traer un buen resultado a tu vida. El problema está en que el hecho que aprendas a ser positiva no quiere decir que tengas un corazón sano, o que hallas perdonado, o que no tengas raíces de amargura. Podemos ponernos mascaras delante de los hombres, pero no delante de Dios. Lo que me gustaría que aprendieras hoy es que Dios trabaja con nosotros desde nuestro espíritu, para purificarnos, perdonar nuestros pecados y darnos una esperanza se salvación y vida eterna en Jesús.  Colocando en nosotros un sello con su Espíritu y la paz de nuestra salvación eterna; recordando que el cuerpo muere pero al alma y al espíritu se le da un destino. Es justo allí en donde dejas de tenerle miedo al hombre, a las noticias de que el fin del mundo se acerca, a Satanás, al que dirán; porque sabes que vivimos en un mundo temporal, ningún humano es eterno, pero tu ya estas segura y vives en el resguardo y amparo de Jesús.

Guía de como sanar nuestro ser y nuestros pensamientos con Jesús:
- Invita a Jesús a ser tu Señor y el Salvador de tu vida.
- En oración, pide perdón por todos tus pecados y faltas a Dios
- Perdona a TODO aquel que te allá ofendido (Uno por uno, con la ofensa)
- Pídele al Espíritu Santo de Dios que entre y sane tu mente y todos tus pensamientos
- Entrégale a Jesús todos tus recuerdos, vivencias y pensamientos dañinos del pasado
- Aléjate de todo lo que se opone a Dios (Hechicería, adivinación,  idolatría, pornografía, violencia,  mentiras etc)
- Lee la palabra de Dios para que todos tus pensamientos sean renovados (Salmos)
- Cree en las promesas de Dios para tu vida
- Cada día en oración renuncia a todos esos recuerdos dañinos persistentes
- Lleva al Señor en oración a aquel lugar donde fuiste dañada u ofendida y pídele sanidad
- Escucha palabra de Dios, porque la fe entra por el oír.
- Toma la decisión de dejar el pasado atrás para enfocarte en las promesas hermosas del futuro.
- No puedes resolver el pasado, pero hoy puedes sanar y vivir un sano futuro
- Creyendo que de cada dolor y tristeza Dios saca una victoria para ti.
- Empieza a creer que viene un nuevo tiempo para ti de bendición, sanidad y  restauración.
- Créele a Dios por cosas hermosas y grandes por su plan hecho realidad en tu vida.
- Aprende a pensar, a hablar y a bendecir a los demás.
- Dedica unos minutos todos los días para hablar con Dios, pedir por tu sanidad y por todo aquellos  conflictos que esto a generado en tu vida y en tu familia.
- Olvídate ya de tus errores, Dios te perdonó y tú perdonaste, así que date la oportunidad y toma la decisión de vivir una nueva vida libre en y con Jesús.

Una situación trae a la otra, un pecado trae a otros más, y cuando espesamos a sanar nuestros recuerdos nuestra vida empieza a cambiar porque realmente estos pensamientos negativos en nosotros son causa de un dolor alojado en tu interior, y allí puede haber ira, odio, rencor, tristeza, amargura, falta de paz, insomnio estrés ansiedad, frustración, palabras hirientes, engaño, mentira, etc...
La buena noticia es que cuando ponemos nuestra confianza en Jesús él es más que suficiente para sanarte en todo y darte una vida nueva y llenar no solo tu mente, sino tu alma, tu corazón y tu espíritu de su Espíritu y de palabras de vida eterna y promesas de poder, bendición y prosperidad para tu vida.

Amiga; Ahora te toca a ti tomar una decisión firme y decisiva para darte a ti misma una oportunidad de salir de la oscuridad y venir a la luz que alumbra tu ser y que te permitirá que en todo tiempo y en todo lugar y en cualquier circunstancia tu vida este llena de paz y de propósito en la espera de tu Salvador Jesucristo quien te hace libre.
Vivimos en tiempo difíciles y confusos ponte en las manos de Dios, vive tú proceso de sanación, cree y confía en él y Jesús hará lo que le toca.

Josué 1:6 "Esfuérzate y sé valiente..."


viernes, 30 de diciembre de 2016

MUJER FELIZ AÑO 2017

Promesa para este año 2017: 
Un Corazón Nuevo.

"Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo. 
Pondré mi Espíritu en ustedes para que sigan mis decretos y se aseguren de obedecer mis ordenanzas" 
Ezequiel 36:26-27 (NTV)

Todos siempre al comienzo de un año deseamos dejar todo lo malo atrás y nos preparamos para recibir no solo un nuevo año sino que en este tiempo pedimos anhelamos y proclamamos una nueva vida, comenzamos llenas de nuevos y poderosos deseos que prometemos cumplir o las metas que deseamos alcanzar, pues solo el transcurrir del tiempo hablará, y nos hará saber si realmente hemos trabajado para llegar a cumplir nuestras viejas, nuevas y hasta desafiantes metas y con todas las promesas de cambios que hemos pregonado para el nuevo año.

Hay muchas cosas que nosotras no podemos hacer solas, hay metas y sueños que solo Dios en su infinito poder nos puede ayudar a alcanzar. Muchas veces las cargas y el por qué no realizamos y cumplimos con nuestros compromisos es por el cansancio, los problemas, el estrés, las cargas, frustraciones y dolores internos acumulados en nuestro corazón que no nos dejan avanzar y alcanzar una vida llena de logros y paz, encontrar y vivir en amor, con una linda familia, vernos realizadas, bien acompañadas y sentirnos y vernos completas. Una mujer completa y feliz es la que invita a Jesús a ser parte de su vida, de sus sueños, de su familia, su matrimonio, su trabajo y de lo más íntimo de su ser, él te ofrece su Espíritu Santo para que sea tu compañero y te guie y así puedas conseguir cada día y cada año que llega la plenitud de la vida en Cristo Jesús.

Hay una cosa que Dios quiere hacer en este nuevo año que entra y solo cada una de nosotras le puede dar el permiso para actuar y es permitir que él entre y cambie nuestro corazón para que ahora sí, podamos vernos realizadas, no solo externamente sino la más importante, internamente, desde adentro, para que entonces seamos completamente libres y sanas y desde la paz de nuestro corazón pueda nacer una nueva mujer y poder ser testigos y ejemplos de que nuestro Dios es Todopoderoso y que solo él puede entrar a lo profundo y cambiar nuestro terco corazón y darnos un corazón tierno de carne, aliviado, dócil y lleno de amor y paz, ese perfecto amor que Dios derrama en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo una vez que recibimos a su Hijo amado Jesucristo de Nazaret como Señor y único Salvador, este será nuestro motor para seguir y salir adelante a pasos agigantados.

Querida amiga, gracias por tu amor, tu apoyo y tu fidelidad, Mujer eres libre y exitosa desea servirte y que en este nuevo año te apropies de las hermosas promesas que Dios a dejado para tu vida y que se hagan todos tus sueños junto con el plan de Dios para ti una realidad, y que tu gozo sea cumplido.
Dile: Jesucristo entra a mi corazón, te entrego mi camino, perdona mis pecados, limpiarme, sé tu mi ayudador, Señor, guía, fortaleza y mi amigo fiel... Amén!

Declaramos para este nuevo año, un nuevo corazón que ama, sigue y obedece la voz de su amado Dios y que su paz reina en nuestros corazones en nuestras familias, en nuestras casas y en nuestra nación. Que su salvación alcanza nuestras generaciones, proclamamos vida en abundancia, restauración, sanidad, unión, alegría, la protección divina y su abundante provisión.

Preciosa Mujer, declaro que en este año venidero tendrás una intimidad preciosa con el Señor Jesucristo y que le conocerás en gran manera y proclamaras el nombre de Jesús en donde quiera que vayas porque tú corazón estará lleno de la gloria de Dios...

¡En el nombre del Señor Jesucristo. Amén!

¡Feliz Año 2017!



viernes, 23 de diciembre de 2016

NACIMIENTO DE JESÚS

Lucas 2:1-20


Por aquellos días Augusto César decretó que se levantara un censo en todo el imperio romano. (Este primer censo se efectuó cuando Cirenio gobernaba en Siria.) Así que iban todos a inscribirse, cada cual a su propio pueblo.
También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la ciudad de David, para inscribirse junto con María su esposa. Ella se encontraba encinta y, mientras estaban allí, se le cumplió el tiempo. Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.

Los pastores y los ángeles

En esa misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, turnándose para cuidar sus rebaños. Sucedió que un ángel del Señor se les apareció. La gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor. 10 Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. 11 Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. 12 Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»
13 De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían:
14 «Gloria a Dios en las alturas,
    y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.»
15 Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: «Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer.»
16 Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño que estaba acostado en el pesebre. 17 Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él, 18 y cuantos lo oyeron se asombraron de lo que los pastores decían. 19 María, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas. 20 Los pastores regresaron glorificando y alabando a Dios por lo que habían visto y oído, pues todo sucedió tal como se les había dicho."

Que la gloria y la luz del Señor envuelva cada corazón y podamos entregarnos por entero a Jesucristo quien vino a salvarnos de la muerte eterna y a perdonar nuestros delitos y pecados para que podamos reconciliarnos con nuestro Padre Celestial y vivir en comunión intima con él. Porque él no vino a condenar a los hombres sino a dar vida en abundancia y para que los hombres, mujeres y niños sean salvos por él.

¡Jesucristo es la razón navidad! Ábrele tu corazón y deja que la paz de la salvación y su infinito amor transformen tu vida y puedas sonreír, alabarle y dar voces de jubilo proclamando que Jesús el Rey a nacido en tu corazón.

Oración: "Señor Jesús hoy te pido que entres a mi corazón y nazcas en él, perdona todos mis pecados, sé mi Señor y mi salvador desde ahora y para siempre, transforma mi vida. En el nombre de Cristo Jesús Amén!"


¡FELIZ NAVIDAD!

miércoles, 23 de noviembre de 2016

ESPERANDO EN DIOS

La espera que desespera. Qué difícil es esperar algo que deseamos grandemente y que nos agrada y que creemos será de bendición para nuestras vidas, sobre todo ahora que estamos viviendo en un tiempo en que todo es para ayer, tipo microondas, pedimos para recibir "Ya" y esperar nos desespera hasta el punto de la impaciencia, la rabia, la tristeza, la desesperanza y el dudar que en algún momento llegará lo que estamos esperando.
Esperar en Dios es toda una prueba, es cuestión de fe, de tiempo justo, es cuestión de propósito, a él no lo podemos manipular, ni apurar, ni reclamar lo que creamos una tardanza, Dios nunca llega tarde, es por eso que con él desarrollamos "Paciencia", una paciencia que no desespera sino que trae paz, fe y esperanza en el Dios que cumple sus promesas y trae paso a paso a cumplimiento lo prometido a sus hijos y cada plan que tiene para cada uno de nosotros.
Muchas veces las cosas salen mal porque nosotros intervenimos y queremos acelerar los tiempos de Dios, porque nos gana el desasosiego y no estamos dispuestos a esperar lo que nos toca, luego nos dolerá vivir las consecuencias de no saber esperar en Dios. Y vendrá la pregunta "¿Porque Dios permite que me pase esto?" Sin embargo Dios es tan bueno que de nuestros desastres saca muchas cosas buenas, y nos ayuda, tenemos que ser capaces de pedirle perdón y si esperamos en él nos dará soluciones y podremos seguir adelante. Sin embargo hay casos de casos en donde quedaran grandes heridas y el no respaldo del Señor.
Rom. 15:13 "Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo"

Un caso que se hace ya muy común es en donde no esperamos el hombre o la mujer con quien nos tenemos que casar y escogemos según lo que diga el ojo, las emociones, en apuros porque me va a dejar el tren, por la necesidad de los deseos desenfrenados, por soledad, creemos que somos de yugo semejante, o porque Dios le dijo a alguien que me dijera que me casara con...  Es justo allí donde entonces podemos ver no la gloria de Dios, sino las puertas del mismo infierno... Así que no te desesperes, el matrimonio es un pacto muy hermoso y serio para Dios y debe ser muy valioso y un gran compromiso para nosotros, así que espera la persona que el Señor ya tiene guardada para ti, espera sin desespero para que luego no lo lamentes, porque después de aceptar a Cristo como tu Salvador personal, el matrimonio es una de las siguientes decisiones más importantes del ser humano...

También pasa con los ministerios y el llamado que entrega el Señor, queremos ejercer antes del tiempo y de la preparación del Espíritu Santo, y como este es un mundo espiritual, entonces vienen los ataques despiadados del enemigo y pasamos por el peor valle de sombra de muerte en donde nunca debimos estar. Deje que el Espíritu de Dios le dé señal de partida, mientras tanto espere que Dios trate con usted y lo va a empoderar para ejercer su llamado, con gran poder espiritual  y autoridad en Cristo Jesús.
Esperar la respuesta de  Dios a cada una de nuestras oraciones es a veces agotador, algunas respuestas son inmediatas o rápidas, sin embargo tenemos que saber que no todo lo que le pedimos a Dios nos conviene, muchas veces podemos orar con ego, con rabia, con ideas egoístas, con deseos de venganza, en la carne y no en el espíritu, y es por eso que no todo lo que pidas el Señor lo va a responder.
1 Juan 5:14 "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye" 

Tenemos que primero conocer al Dios justo en el cual hemos creído sus planes no son nuestros planes, él si desea ayudarnos en nuestras relaciones matrimonios familias, trabajo estudios etc... Pero habrá cosas que solo él sabe cómo y cuándo tendrán respuestas muchas veces  pedimos y lo que Dios tiene para nosotros es mejor y mucho más grande de lo que hemos pedido, nuestra mente es finita, su mente es infinita, el conoce el futuro, el ve el panorama completo y nosotros solo vemos un poco, él es Espíritu y del mundo espiritual y nosotros aunque tenemos espíritu  somos más del alma y la razón, El Señor es eterno y nosotros nos conducimos por una mente terrenal y natural que según los años caduca. 
Tenemos que entender que nos conviene esperar en Dios y que las pruebas y sufrimientos que pasamos nos hacer crecer, madurar, nos pulen y nos preparan para hacer aquello para lo cual él nos ha llamado y creado.
Podemos desobedecer, desesperarnos, angustiarnos, dudar, renegar, alejarnos y tomar malas decisiones a causar de no saber esperar en Dios, pecando, contristando y desagradando al Señor, Es necesario pedir perdón, ayuda y guía por medio de la palabra de Dios para tomar las mejores decisiones y orar sin cesar para que nuestra espera sea en gozo, en fe y en amor sabiendo que el Dios eterno no nos ha desamparado, ni se a olvidado de nosotros, Él está atento a nuestras necesidades porque nos ama, somos sus hijos amados y él vela por nuestro futuro, todos sus planes son buenos, agradables y perfectos para con nosotros, nada hay imposible para él, así que con el siempre ganamos y todo trae bendición y buenos resultados para nuestras vidas, nuestras familias, casas, nuestros negocios, nuestra salud, y nuestras generaciones.
¿Te sientes cansada del camino? Te cuesta creer en tu sanidad? No sabes si Dios va a ayudarte con ese dinero que necesitas? Estas cansada de esperar un embarazo? Por una pareja para casarte? Por una casa? Dios no responde rápido a tus oraciones?

Abraham creyó en esperanza contra esperanza y, ¿Sabes cuál es nuestro mayor reto?, aprender a esperar en el Señor y para la gloria de Dios, porque a nuestro amado Señor Jesucristo tenemos que esperarlo, y si no sabemos esperar ¿Entonces? Como esperar a nuestro Rey, único Señor y suficiente Salvador, nuestra esperanza y espera debe desarrollarse en Cristo Jesús, para saber que no debemos darnos por vencido y tener certeza que todo lo que Dios nos ha prometido es completamente cierto y nuestro Jesús vendrá un día por su pueblo y nuestra vida eterna en el espíritu será una gran realidad, absolutamente nada, ningún problema, reto, tribulación, conflicto, o duda puede robarnos la esperanza de saber que estamos a la espera de las bendiciones espirituales del Dios vivo, lo terrenal es importante y de gran bendición porque en este mundo estamos, pero la palabra dice que Dios pesa los espíritus, así que llenemos de la presencia del Espíritu de Dios para que nuestra esperanza abunde en nuestros corazones y cada una de nuestras necesidades sean suplidas en completa paz, junto a la espera de aquello que no podemos ver, nuestro amado Salvador Jesucristo de Nazaret.
Tito 2:13 "Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador  Jesucristo"

Esperar en Dios es confiar ciegamente en él y mantenerte a la expectativa de su respuesta, de que todo lo que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al corazón del hombre es lo que él tiene preparado para tu vida. Sus pensamientos son más grandes que tus pensamientos, Anhela con amor su Espíritu Santo, sus respuestas a tus peticiones en el espíritu, sus planes, su gozo, su paz, sus frutos, sus dones, sus promesas, ama su palabra y escudriñarla cada día, ama su iglesia que es el cuerpo de Cristo, sírvele y deléitate en su presencia, alábale y crece cada día en espíritu y en verdad para que veas la gloria de Dios manifestada en tu vida y en todo lo que haces.

Hoy te escribo porque estoy quizás como tú, en espera, y deseo esperar sin desesperarme, sino confiando en mi Señor Jesús y en el tiempo Kairos de Dios que es perfecto, oportuno y que nos lleva tomadas de la mano derecha de Dios y de sus planes inefables. A mí me conviene esperar en él, a ti te conviene querida amiga/o esperar en el Señor, la respuesta correcta ya viene en camino y seguiremos glorificando su nombre y seremos testigos de sus maravillas y de su incomparable poder y amor para con su pueblo amado que son sus hermosos hijos. ¡En Jesús está nuestra esperanza!

2 Pedro 3:14 "Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz"


miércoles, 28 de septiembre de 2016

ERES LIBRE DE TU ENFERMEDAD

Lucas 13:10-13 "Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo,  Y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.   Cuando Jesús la vio la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad.   Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a a Dios"

Es poderoso leer  a un Jesús lleno de poder en los evangelios, un Jesús que anhelaba la libertad y el bienestar de su prójimo, los evangelios están llenos de los milagros, sanidades, prodigios y liberaciones que Jesús le hacía al pueblo, dejándonos testigos oculares de su ministerio sobrenatural como el hijo de Dios.
En las multitudes que le seguía podemos ver que había gente de fe, que decían: ¡Este es el Cristo que tanto esperábamos! ¡Nadie ha hecho lo que él hace! el gentío se impactaba de su autoridad y de sus enseñanzas, Jesús mostró ser todo un  "Maestro" al servicio de hombres mujeres y niños, su presencia no podía pasar desapercibida en ningún lugar que llegara.
Tanto incrédulos, religiosos, opositores y mirones que más que aportar y alegrarse por sus maravillas eran piedra de tropiezo para los milagros y para que muchos no creyeran lo que pasaba ante sus ojos; los sordos escuchaban, los ciegos veían, los leprosos se sanaban, los dolores se iban, los oprimidos por demonios eran liberados...  El amor de Dios se manifiesta por medio de Jesús de Nazaret, quien vino a dar esperanza y vino a salvar lo que se había perdido...
En fin todo sucedió ante los ojos del pueblo, sin embargo muchos no creían, se oponían y criticaban a Jesucristo y luego a sus discípulos, es que no estamos muy lejos de esto, hoy muchos son incrédulos, critican, no creen en milagros, son religiosos y se oponen a la voluntad y a la obra milagrosa del Señor para su iglesia, lo ven como parte de la historia, pero no como parte activa del presente por medio de la presencia del Espíritu Santo en la iglesia de Cristo.
Marcos 9:23 "Y Jesús le dijo: Si puedes creer al que cree todo le es posible"
Juan 11:40 "Jesús le dijo: ¿No te he dicho, que si creyeres, verás la gloria de Dios?

Requisito importante y determinante, Creer y tener fe en que Dios puede hacerlo y que tiene todo poder sobre tú aflicción, él es nuestro creador y todo lo puede y quiere sanarte y regalarte un poderoso milagro en tu vida. Porque nada hay imposible para Dios y hoy Jesucristo sana y liberta al cautivo, al oprimido, al que clama por su milagro y desea ser libre de la enfermedad. Yo soy testigo del poder sanador de Jesucristo, su mano poderosa y milagrosa no se a acortado. me a libertado y me a sanado en varias ocasiones de diferentes enfermedades, por eso soy testigo de su poder y de su amor, porque nada merezco, pero él es bueno y sigue vigente su ministerio de sanidad divina, amiga/o si estas sufriendo y cargando con una enfermedad, una opresión, un dolor, una fiebre, estas al borde de la muerte, lo que sea que tengas, si lo crees y pones toda tu confianza en el Señor  Jesucristo, él puede sanarte, libertarte, quitarte esa carga pesada, confía en él, clama a tu Señor y él lo hará.

Este pasaje de la mujer encorvada me fascina y me impacta porque mientras la mujer del flujo de sangre se arriesgó a todo y fue y toco el borde del manto de Jesús y arrebato su milagro, esta mujer encorvada solo estaba en el lugar correcto, a la hora correcta, en un sitio que era mayormente visitado por hombres "La Sinagoga" Y en esta época por cuestiones culturales los hombres no hablaban con las mujeres, sin embargo, Jesús se sale de ese parámetro y rompe la cultura, aun cuando sabía que se exponía a las críticas y hasta a la agresión de los fariseos y religiosos de la época, quienes estaban en la sinagoga, quizás por eso esta mujer llama su atención, las escrituras dicen:  "Y Jesús la vio..." pero no solo la vio, sino que "la llamó" Esta mujer no tuvo que abrir su boca, ni pedirle nada, Solo obedeció a su voz y fue a él, sin saber ni entender para que la llamaba, Jesús por su amor, su compasión y por su infinita misericordia, le dice lo que quizás nadie, ni ella misma se esperaba: "Mujer eres libre de tu enfermedad" Y luego la toca colocando sus manos sobre ella y estoy segura que poder salió de él, y es así que podemos leer de este precioso e impactante resultado milagroso; ella se endereza y es completamente libre de la esclavitud de la enfermedad que llevaba desde hacía 18 años, fue libre del pecado, es libre de toda opresión del enemigo, es libre del pasado, es libre del juicio y critica de los hombres, es libre para seguir a Cristo y desde ese momento empezó a ser libre para glorificar y exaltar al Altísimo Dios; porque desde esa hora y estoy segura que hasta partir de este mundo vivió para dar gloria, honra y alabanza al Padre Celestial. ¡Qué maravilloso es el Señor Jesucristo!

Mujer; Jesucristo está listo para entrar en tu vida y decirte:¡Mujer eres libre de tu enfermedad!... La sanidad divina es real.  Esta mujer estaba en el templo buscando la presencia de Dios.¿Tú que estás haciendo? Si aún no lo has hecho recibe a Jesucristo como tu Señor y Salvador, perdona, entrega el rencor, el dolor del pasado, toda amargura y odio, empieza a vivir en fe, la fe es acción, ora y alaba a Dios creyendo que recibirás tu milagro...
Tomemos esto en cuenta; Dios todo lo sabe y en todo nos puede ayudar, pero nosotras tenemos que ceder, soltar, porque muchas enfermedades son manifestaciones externas de un interno dolor, rechazo, rencor, muchos canceres son producto de rencores y traumas del pasado que no hemos podido soltar, aun cuando estamos en las manos de Dios.
Hay enfermedades por causa del pecado, maldiciones hereditarias, opresiones demoníacas, hechizos y enfermedades y dolores por descuido, desórdenes alimenticios, y falta de valoración de nuestro cuerpo quien es templo del Espíritu Santo.

Mujer sé sabia y deja que entre la luz de Cristo a tu corazón, y pídele al Señor que purifique y sane tu corazón, tus pensamientos, tu alma, que trate contigo y tendrás el camino libre y la entrada de tu milagro en tu cuerpo.
Particularmente a mi me pasó un poco como la mujer encorvada, Jesús me vio, me llamó y me sanó y la verdad yo no entendía nada, no sabía de este poder de Jesús para sanar. a un mes de ir a la iglesia las enfermedades habían desaparecido; pero al trascurrir el tiempo he tenido que clamar por otros milagros y he visto y sé que seguiré viendo la mano poderosa y sanadora del Señor Jesucristo obrar a mi favor y en mi vida. Él sustenta mi cuerpo, aún cuando visite al médico mi confianza esta en Jesús.

Jesús quiere sanarte, ninguna enfermedad, ningún demonio y ninguna situación natural puede ignorar las palabras y tu fe al Jesucristo vivo que desea hacerte libre y ver sano a su pueblo, "Clama a mí y yo te responderé" ¡Clama, Clama, Clama!, no importa cuál sea tu situación, Solo clama y cree que Dios vendrá a tu rescate, no te canses, no desmayes sigue clamando porque él oye tu clamor y ya tus enfermedades fueron vencidas en la Cruz del Calvario, por su llaga fuimos nosotros curados...

Recibo a esta hora mi milagro, la libertad de todo espíritu de enfermedad y la completa sanidad de mi alma, mente, cuerpo y espíritu, soy hecha a la imagen y semejanza perfecta de mi Dios, la sangre de Cristo me purifica. En el nombre de Cristo Jesús... Amén!

Mateo 8:7 "Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré"

viernes, 22 de julio de 2016

JESÚS ES MI SANADOR


Mateo 8:17 "Para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: él mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias"

Los evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan dejan testimonio escrito de como Jesús sanaba a los enfermos, todas las enfermedades y dolencias las podía sanar y todo pecado lo podía perdonar, porque había poder en él, tiene autoridad para perdonar pecados y sanar enfermos, su ministerio se destaca en el amor y la compasión por los perdidos, abandonados, marginados, desamparados, olvidados por la sociedad, por los que ya no tenían esperanza, aquellos a los que el mundo desechaban venían a él aún sin conocerlo para pedir misericordia y ser sanados, algo los atraía a ese hombre llamado Jesús, su fama de que sanaba a los enfermos se regaba por todos los pueblos y aldeas, milagros salían de él, su palabra era obedecida por el mundo natural, por los demonios, por los hombres, por los ángeles. Jesús siempre quería libertar de toda opresión al que a él venía. 

El corazón de muchos hombres se humilló ante él, doblaban rodillas ante aquel hombre que unos seguían y amaban, otros odiaban y deseaban matarle. Nunca nada pudo, puede, ni podrá detener al Hijo del Dios viviente nuestro Señor y Salvador quien hoy te dice: ¡Quiero sé libre, sé sano de toda enfermedad!

Mateo 8:7 "Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré"
Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Si ayer quiso, hoy aun quiere y puede sanarte, porque su poder y autoridad están vigentes sobre los cielos, la tierra y debajo de ella, si pones tu confianza en el sanador, medico, libertador, restaurador de la mente, del cuerpo y de las almas; Jesús hoy te dice Mujer eres sana, Hombre eres sano, niño quedas sano de todo mal y enfermedad. Porque toda enfermedad, maldición, pecado, dolencia y falta de paz fue llevada y quedó crucificada en la Cruz del Calvario, para que nosotros hoy podamos venir y entrar ante la presencia del Dios Altísimo y decir: ¡Abba Padre! En nombre de tu Hijo amado, el nombre que es sobre todo nombre, el nombre de Jesús. hoy quedo san@ y completamente libre de toda enfermedad. Jesucristo vino a buscar al perdido, su poder sanador no ha caducado, a cada segundo él esta listo para proveerte un milagro. Jesús no es historia, es parte importante del pasado, hoy está completamente presente y debe ser nuestro futuro eterno y seguro. Nada puede limitarlo, porque nada hay imposible para él y la naturaleza se somete a su palabra y a su perfecta voluntad, 
El Jesucristo Salvador, sanador y milagroso hoy te dice; "Para el que cree todo es posible". Así que cree en tu milagro con fe y ven a los brazos de Jesús a pedirlo... Si, él cada día quiere sanarte y bendecir tu vida.

Juan 11:4 "Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios  sea glorificado por ella"

Oremos: Padre Celestial hoy venimos ante tu presencia dándote las gracias por tu infinito amor y por tu gran misericordia, deseamos ponernos a cuentas contigo y rendirnos ante ti, por medio de tu Hijo Jesús declarándolo mi Salvador y libertador, mi Rey en quien confió y pidiéndote perdón por todos mis pecados. 
Señor hoy vengo con un corazón humillado ante ti, pidiéndote sanidad para mi alma, mi mente y para mi cuerpo. Hoy deseo ser libertad@ de toda cadena y yugo de maldad en nombre de Cristo Jesús. Deseo con todo mi corazón perdonar a todos aquellos que me han ofendió y que me han hecho daño, rechazo toda enfermedad en mi cuerpo por tener falta de perdón, rechazo toda enfermedad que me haya brotado del rencor, te ruego que me limpies y me des paz Señor, para levantarme y poder seguir adelante, dejando el pasado y la enfermedad atrás.
Señor Jesús te ruego que me libres de todo dolor en mi corazón que me allá causado esta enfermedad y como aquel paralitico a quien le fueron perdonados sus pecados, hoy yo pueda levantarme y vivir.
Señor te ruego que sanes mi mente, mi alma y mi espíritu para que toda enfermedad reflejada en mi cuerpo sea quitada. 
Rechazo toda maldición de enfermedad, brujería y me declaro sana en el nombre de Jesús. Creo que por tu amor tu me sanas y quitas la opresión y el dolor de mi cuerpo para darme tu luz admirable, tu paz, reposo, regocijo, descanso, libertad, nuevas fuerzas, ganas de vivir, nuevas oportunidades, nuevos sueños, un propósito y el deseo de seguirte y dar testimonio de la sanidad que hoy tú me regalas.

Señor deseo darte las gracias por darme sanidad personal y completa que hoy recibo, tus milagros se desatan en mi cuerpo, en mi vida, en mi familia, en mi nación y seré testigo, de que tu Señor Jesús eres el mismo ayer, hoy y por los siglos y que por tu infinito y perfecto amor, la sanidad divina a llegado a mi vida y todo funciona perfecto como tu lo has creado... 
En el nombre poderoso de Cristo Jesús Amén!!! 

Lucas 13:12 "Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, has quedado libre de tu enfermedad"
¡Hoy Recibo sanidad en mi alma, en mi mente y en mi cuerpo en el nombre de Jesús!

lunes, 27 de junio de 2016

ORACIÓN A DIOS PIDIENDO AYUDA


Salmo 28:1-2
"A ti clamaré, oh Jehová. Roca mía, no te desentiendas de mí, para que no sea yo, dejándome tú, semejantes a los que descienden al sepulcro.
Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti, Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo"




Padre Celestial, Señor mío, mi Salvador mi único y verdadero Dios, en ti confío,
Mi ayudador quien da paz a mi alma y quien me defiende del enemigo, de mis angustiadores, de quienes me persiguen, de quienes desean mi muerte... Dios fuerte, grande y piadoso que amas a tus hijos y los defiendes como a la niña de tus ojos;  mi Señor no te desentiendas de mi, ayúdame, ven a mi auxilio, no me dejes sola, dame una respuesta, consuela mi alma afligida, revélame que puedo hacer y guíame en mi situación, solo tu mano poderosa puede ayudarme y salvarme de mi maldad y de la maldad de quienes me persiguen y me acusan, en ti he esperado y en ti deseo estar y descansar porque solo tú das paz y aliento a mi alma.

Señor Jesús nombre sobre todo nombre, toda rodilla se doblará ante ti, toda situación cambia ante tu presencia, el enemigo huye de tu Espíritu, socórreme, no te desentiendas de mí, nunca me sueltes, no me dejes mi Rey, tu das vida a mi alma afligida, paz en medio de la tormenta, contigo nunca desfalleceré, tú me has dado aliento de vida y en ti oh mi Dios he confiado y confiaré. No permitas que sea yo avergonzada y pon la victoria en mis manos, fortaléceme para no desfallecer, para no abandonar, dame las fuerzas de un búfalo y pon estrategias en mis manos para ganar mis batallas.
Señor oye mis ruegos, hoy vengo y clamó a ti, porque solo tú puedes darme una respuesta y con ella darme la victoria. 
Alzo mis manos al cielo y proclamo que en ti he triunfado, seré testigo a los cuatro vientos que tú haz respondido mis ruegos y has venido a mi favor para socorrerme, auxiliarme, defenderme, restaurarme y levantarme, para que yo, dé honra y gloria a tu Santo y poderoso nombre, porque veré tú bondad, tú misericordia y tú amor derramándose sobre tu amado pueblo, defendiendo a tu iglesia, a tus santos, a tus hijos amados, cumpliéndose tus promesas y tus palabras en tus hijos; de que no nos dejarás y no nos desampararas, ninguno será avergonzado, sino que tu vendrás a nuestro socorro y pelearas por nosotros la batalla que tenemos por delante y nosotros estaremos tranquilos en tus manos, dando voces de alegría y de acción de gracias, para luego contar y dar testimonio de tus grandes maravillas.

Bendito Dios gracias por escucharme y por venir en pos de mí, gracias porque has respondido a mis ruegos, gracias porque mi alma ha sido librada, gracias por ser mi fortaleza y mi escudo, gracias porque eres mi libertador en quien confiar, gracias por poner tus ojos en mí, gracias por tu infinita misericordia, gracias por tu paciencia, y por darme cada día una oportunidad para continuar, gracias por edificar toda mi vida, mi familia, mi carrera, mi salud, mis finanzas, mi sociedad, mi nación... 

Señor Jesús gracias porque tu palabra en mí se cumple, y porque viniste a salvar y a darme una nueva oportunidad y una vida completamente nueva a los perdidos y a los oprimidos por las tinieblas, gracias por perdonar mis pecados, y por darme a tu Santo Espíritu para que cada día sea más como tú, y una persona conforme a tu corazón.
Hoy deseo alabarte y gozarme en tu santa y poderosa presencia ¡Santo, Santo, Santo eres tu mi Señor! Soberano de todas las cosas visibles e invisibles, me has auxiliado y me has dado la victoria... 

 Gracias por ser mi Rey Jesús, por darme vida, por enseñarme el camino y por ser mi mayor y mejor ayudador... Estoy agradecida ¡Mi alma cada día te alaba!

Sal. 28:6-7
"Bendito sea Jehová, que oyó la voz de mis ruegos.  Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré"


miércoles, 25 de mayo de 2016

JESÙS ME FORTALECE Y VENCE MI AFLICCIÓN


2 Corintios 4:16-17 "Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación 
momentánea produce en nosotros un cada vez más eterno peso de gloria"



Juan 16:33 "Jesús dijo: En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo"

El libro de 2 de Corintios fue escrito por el Apóstol Pablo, para la iglesia de Corinto. Pablo fue un perseguidor de la iglesia de Cristo, quien luego tiene un poderoso y sobrenatural encuentro con Jesús y desde ese momento su vida es trasformada, para luego convertirse en uno de los servidores de Cristo más destacado y sobresalientes de las escrituras en el Nuevo Testamento, por su profunda y apasionada relación con Cristo y su iglesia. No obstante a Pablo le tocó pasar muchísimas aflicciones por causa del amor a Cristo, dejándonos poderosas enseñanzas y fortaleciéndonos en cada palabra y en todo tiempo a no desistir, sino a confiar, a creer, alimentar nuestra fe, a levantarnos, a no desmayar, a gozarnos en medio de los problemas y situaciones externas y a renovarnos cada día en lo interior de nosotros con la poderosa y viva palabra de Dios. Creyendo en la infinita misericordia de Dios, en su poderoso amor, renunciando a lo que al Señor no le agrada, manifestando su verdad en nuestros corazones, en nuestros testimonios, porque Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos vengan al conocimiento de la verdad que es en Cristo Jesús y que todos vivan para vida eterna.
Todos los hombres y mujeres a quien Dios usó pasaron por grandes y terribles aflicciones, pero de todas ellas los libró Dios, y todo fue usado para crecimiento, propósito, para manifestar su poder y sabiduría ante los hombres y para gloria suya.
Cristo es nuestra luz y nos da de su luz para que las tinieblas no prevalezcan en medio de nosotros, sino que nuestro conocimiento sea iluminado y lleno de la palabra de Dios, renovando nuestro entendimiento y nuestro espíritu para el completo conocimiento de la fe en nuestro amado Jesús, quien nos advierte que; en el mundo tendremos aflicciones, pero confiemos con todo nuestro corazón en él, porque ya él venció al mundo...

Las aflicciones y el sufrimiento de Pablo ejerciendo su ministerio y por su fidelidad, lealtad y amor al Señor, es llevado hasta la muerte... Sin embargo sus palabras para nosotros son de amor, gozo, alabanza, esperanza y fe en nuestro amado Rey y Señor Jesucristo, sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús a nosotros también nos ayudará y resucitará con Jesús para gloria y honra suya...
Su Santo Espíritu es nuestro consolador, ayudador, compañero y guía; el que nos fortalece en medio de las aflicciones, para llevarnos de gloria en gloria y de victoria en victoria.

¿Estás pasando por una aflicción? A todos nos toca... Son parte de la vida; aún más en Cristo son necesarias para nuestro crecimiento y renovación espiritual, corrección, disciplina, madurez y para que aprendamos a poner nuestra confianza en Cristo, negándonos y muriendo a nuestros propios y egoístas deseos, a nosotros mismos, para poder llegar a cumplir la misión para la cual fuimos creados. no viendo lo visible, sino al invisible, por medio de la fe, porque todo pasará, y todo es temporal, pero sus palabras no pasarán y sus promesas son eternas.
Confía en aquel que todo lo sabe, todo lo puede y todo lo ve, al que tiene todo poder y el que hoy te dice que no hay nada imposible para él.

"Clama a mi, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces"
Jeremías 33:3 

Oremos: Padre Celestial te doy las gracias por tu amor, por tu misericordia y por este hermoso día. Gracias por todo lo que me das, gracias por tu protección y sustento. Gracias aún por todo lo que estoy pasando, porque sé que tú estás conmigo y que no me dejarás, ni me desampararás, sino que me fortalecerás para no desmayar. 
Señor Jesús siento en mi interior que me estoy desgastando que no puedo más con está aflicción, pero tu palabra dice que viva por medio de la fe en Jesús y en tu viva y poderosa palabra. Día a día mi espíritu será renovado por tu Santo Espíritu, porque todo esto es tan solo una muy leve tribulación, y que es una situación momentánea que tendrá un fin, pero que para gloria tuya y descanso mío, tan solo llego para producir en mi un excelente y eterno peso de tu  poderosa y majestuosa gloria; porque veré un milagro y luego de esto seré testigo de tu amor y de tú misericordia por mí y entonces habré crecido en espíritu y en tú verdad.

Señor Jesús en ti confió, sé que no seré avergonzada, tu caminas conmigo, dame la paz que sobrepasa todo entendimiento, pon gozo y alegría en mí corazón, creo que la solución ya está en tus manos, tú me defiendes, tu harás por mí, eres mi Señor, eres mi único sabio abogado, mi intercesor en los cielos y en la tierra. 
Señor, hoy creo y declaró que mi confianza esta puesta en ti y que veré un milagro a mi favor, a favor de mis hijos, a favor de mi esposo, a favor de mi familia, a favor de mis amigos, a favor de mi trabajo, de mis estudios, a favor de mi provisión, a favor de mi salud, a favor de mi nación, a favor de mi relación espiritual contigo... 
Tú me defiendes del enemigo y de mis angustiadores y de todo aquel que venga en contra de mi vida, tú eres Señor de lo visible y de lo invisible, todo te fue entregado y yo te he entregado mi vida y mi corazón, por tanto tu levantas mi corazón, me defiendes del lazo del cazador, del yugo del enemigo y me das libertad porque ya venciste al adversario de mi alma y solo tú Señor Jesús me haces verdaderamente libre. Amado Dios que me arrope tú preciosa y buena voluntad...
Hoy Señor Jesús, Clamo a ti, y pongo mi espíritu sensible, al Espíritu Santo para escucharte y desde ya celebro la victoria y los milagros que tu traerás a mi vida y a los míos. Esto hoy te lo pido en el poderoso nombre de Cristo Jesús Amén!!!

 "Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos"
Éxodo 14:14

¡De todo mal nos librará el Señor!

martes, 3 de mayo de 2016

RECONCILIADOS CON DIOS POR JESÚS


2 Corintios 5:18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilio consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.

Jesucristo es el único que nos da la verdadera reconciliación y relación con Dios. Y le deja al creyente el "Ministerio de la reconciliación" plasmado en su preciosa palabra, para beneficio y bendición a los que la creen.

Para que haya una reconciliación tiene que haber una separación, una discordia, un alejamiento, un problema, una ruptura.
Un buen ejemplo de una reconciliación es cuando una pareja, un matrimonio se separa por problemas, diferencias personales, discusiones, infidelidad, adulterio, un enfrentamiento por alguna causa y deciden separarse, alejarse, rompen la comunicación y la intimidad uno con el otro. Pero lo que sucede cuando ambas partes deciden hablar y reconsiderar la decisión de estar separados para intentarlo nuevamente y volver a unirse; es allí que veríamos en una pareja una  "Reconciliación"

La separación trae depresión, estrés, ansiedad del futuro, pelea, dolor, rabia, tristeza, melancolía, ira, incertidumbre, desanimo, confusión, distanciamiento, una separación rompe el vínculo entre dos que estaban unidos pero que ahora están separados. Para volver a estar unidos es necesario una conversación y reconocer que ambos desean tener una acción de reconciliación, cuando en una pareja hay amor verdadero, habrá lugar para una reconciliación.
Es necesaria una acción de arrepentimiento y perdón para sanar y lijar asperezas y sea posible volver al vínculo que los unía, dejando atrás el conflicto.
La reconciliación se da en todo ámbito, personal, familiar, corporativo, naciones, religiones, lideres, etc...
Reconciliación es " La acción y el efecto de volver a unirse" Jesucristo es quien nos reconcilia y nos une en una íntima comunión con Dios, porque nuestra relación con Dios a estado rota, en conflicto, por causa del pecado,  Es por eso que vivimos llenos de confusión, dolor, tristeza, ansiedad, sin paz y con un amor trastornado, sin saber, ni entender, ni creer, en el futuro espiritual del cuál el Señor nos habla y las grandes promesas que nos entrega.
Dios deseaba la comunión la reconciliación con su creación con sus hijos, la palabra dice que él nos reconcilio consigo mismo por medio de Cristo; Dios hizo por amor y misericordia un puente de acercamiento entre la humanidad y él para poder restaurar una relación que se había roto y que se había distanciado abismalmente; Dios entregó lo que más amaba por esa reconciliación, y con ella la paz, el amor y el gozo de estar juntos otra vez amándonos. -¿Tú que estás dispuesta a entregar por esta relación?

Es por medio de la sangre derramada de Jesucristo que son reconciliadas todas las cosas, las que están en los cielos y las que están en la tierra, el mundo entero queda reconciliado con Dios únicamente por medio del sacrificio de su Hijo; es por ello que siempre les digo que es incorrecto buscar saltar la talanquera y buscar un camino personalmente cómodo. Dios no puede ser burlado, seamos sabias  y atendamos el llamado de Dios por medio de su Hijo Amado, quien es nuestro único mediador y por medio de quien se hizo un arreglo y son posibles todas las cosas que se refieran entre Dios y nosotros. Jesús dijo: "El Padre y yo, uno somos".... Jesús es nuestra única oportunidad de arreglarnos con Dios y el boleto para poder habitar con él cuando salgamos de este cuerpo mortal... Está reconciliación nos conviene y es eterna.
Romanos 5:11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.

Es necesario arrepentirse ante el Señor, pedir perdón con un corazón sincero reconociendo que hemos fallado, cambiar de dirección y permitir que la palabra renueve nuestros pensamientos; recibir el perdón y gozarnos en nuestra unión y relación íntima de amor y paz con nuestro Dios y Señor.
Efesios 2 :14 Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación.

Si reconciliarse con un familiar, con nuestros padres, con un esposo es hermoso, que será reconciliarse con nuestro único y poderoso Dios, tener al Hijo como nuestro Rey y hermano mayor y a su Santo Espíritu como un sello de "Unido al Padre"
Ya no habrá conflicto entre el cielo y yo, de verdad que eso trae paz a tu vida, calma, alegría, confianza, verdad, seguridad,  firmeza, identidad y con ello un hermoso ministerio para que otros se reconcilien también con el Padre Celestial.
Colosenses 1:20 Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.
A todos nos conviene tener el perdón, la paz y todos los beneficios que trae reconciliarse con Dios, no habrá jamás nada más grande y poderoso que una relación personal con tu creador por medio de Cristo, que fortalecerá todas tus bases personales y relaciones familiares, matrimoniales, de trabajo, con la comunidad y con cualquier ámbito en que te rodees, la reconciliación será parte de ti cuando tu alma se goce en Cristo y el amor verdadero y sanador entre a tu interior por medio del Espíritu Santo; ese amor perfecto, restaurador, purificador, y perdonador que solo el Señor nos puede dar, para que puedas vivir alimentando cada día la relación Padre-hija y disfrutar de las bendiciones que te permiten tener el haber aceptado a Jesucristo en tu corazón quien directa e inmediatamente te reconciliará con tu único Dios.
Cristo murió para anular nuestros pecados y así entonces la humanidad ser reconciliada y ser justificada para vivir en completa armonía con Dios.

2 Corintios 5:19 Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.


El Evangelio de Cristo, hoy, reconcilia a la humanidad con Dios.